Diputados nacionales del FPV-PJ promueven la interpelación del canciller Jorge Faurie por “decisiones y acciones de política exterior contrarias al interés nacional”

El diputado nacional por Mendoza Guillermo Carmona –con el acompañamientos de otros integrantes del Bloque del FPV-PJ– reiteró en el Congreso nacional el pedido de que el canciller Jorge Faurie sea citado para dar explicaciones acerca de “situaciones verdaderamente escandalosas que implican decisiones y acciones de política exterior contrarias al interés nacional”, según remarcan los fundamentos de la iniciativa.

La interpelación de Faurie ya había sido promovida el año pasado a partir de los cuestionamientos surgidos por la negativa de la Cancillería de remitir para su discusión en el Parlamento acuerdos que han sido celebrados por el Gobierno de Mauricio Macri.

El proyecto impulsado por Carmona cuenta con las firmas de sus pares Daniela Castro, Cristina Brítez, Martín Pérez, Marcelo Santillán, Martín Doñate, Sergio Leavy, Adrián Grana, Roberto Salvarezza, Mónica Macha, José Aragón, Walter Correa, Darío Martínez, Jorge Romero, Nilda Garré, Alicia Soraire, Daniel Filmus, Julio Solanas, Ana Llanos y Juan Manuel Huss.

Así lo reveló el legislador mendocino, quien se ha venido desempeñando como vicepresidente primero de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados de la Nación, al asegurar que “la proclamada política de ‘inserción en el mundo’ que declama el Gobierno está lesionando gravemente los intereses nacionales y avasallando las competencias del Congreso nacional en materia de política exterior”.

En el mismo sentido destacó que –además de la interpelación al funcionario exigen “la inmediata constitución y convocatoria de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto para que dé inmediato tratamiento a estos y otros graves asuntos que ponen en riesgo la soberanía, la seguridad interior y la defensa nacional”.

Al respecto manifestó: “Nos preocupa muy especialmente la ejecución por parte del Poder Ejecutivo del acuerdo celebrado el martes 13 de setiembre de 2016 entre los gobiernos argentino y británico que, mediante la denominación de Comunicación Conjunta, ha intentado disimular un verdadero tratado bilateral cuya ejecución debe estar subordinada a la aprobación del Congreso, según lo advirtiera oportunamente la Cámara de Diputados a través de una resolución aprobada tras un amplio consenso”.

Profundizando en sus observaciones, el diputado justicialista recalcó que “en particular resulta inaceptable el avance de acuerdos sobre vuelos desde y hacia Malvinas para facilitar la conexión con terceros países que, de acuerdo a lo informado por funcionarios de la Cancillería a distintos medios de comunicación, implica la satisfacción de los históricos intereses británicos en la materia y la exclusión discriminatoria de Aerolíneas Argentinas en la oferta de esos vuelos”.

“Por otra parte –aseguró–, resulta incomprensible y contrario a la legislación vigente el consentimiento del Gobierno nacional de las actividades de exploración hidrocarburífera en Malvinas y la ausencia de protestas con relación a la explotación que empresas autorizadas por los británicos están anunciando para fin de año”.

En este contexto, Carmona denunció que “la Cancillería viene anunciando que cumplirá el compromiso de dejar sin efecto la legislación nacional que sanciona a las empresas que realizan actividades hidrocarburíferas no autorizada por la República Argentina”.

Agregó que el pedido de interpelación a Faurie también se fundamenta “en la grave deserción de la reivindicación de la soberanía argentina sobre el Sector Antártico Argentino”. Y subrayó: “El pasado miércoles, en un encuentro realizado en el Ministerio de Relaciones Exteriores que contó con la presencia de los reyes de Noruega, el canciller Faurie afirmó que ‘la Antártida es patrimonio de la humanidad’, en abierta contradicción con la reivindicación de soberanía de parte de nuestro país”.

Sin perder el foco en la preocupación principal, el diputado nacional por Mendoza sentenció asimismo: “No menos grave resultan la negociación de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, que en un marco de absoluto secretismo se están llevando adelante, y el lamentable papel que el Gobierno argentino está teniendo en la desarticulación de la Unasur mientras nuestro país ejerce la presidencia pro témpore del organismo regional”.

El Mercosur o Mercado Común del Sur es el proceso de integración regional instituido inicialmente por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, al cual en fases posteriores se han incorporado Venezuela y Bolivia, esta última en proceso de adhesión. Su objetivo principal es propiciar un espacio común que genere oportunidades comerciales y de inversiones a través de la integración competitiva de las economías nacionales al mercado internacional.

Mientras, la Unasur o Unión de Naciones Suramericanas está conformada por los 12 países de Sudamérica: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela. Su fin es integrar procesos regionales desarrollados por el Mercosur y la Comunidad Andina (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).

Mendoza, viernes 9 de marzo de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *