Por Leonardo Schwarz
paranormales@cronica.com.ar

Los seres humanos, desde muy chicos, empiezan a escuchar historias vinculadas a fantasmas. Crecen alimentando teorías acerca de su existencia, aunque también conviven con los más escépticos que argumentan que forman parte de una imaginación hiperactiva, voluptuosa, y que en verdad no son reales. En ese contexto, la incertidumbre sobre los espíritus fantasmales crece a diario. ¿Realmente existen? Es una pregunta que para quienes escriben este suplemento es una obviedad, pero que igual se escucha con frecuencia, cuando se sabe que, basándose en la ciencia y en la tecnología actual para tratar de aportar veracidad al discurso, la respuesta es siempre positiva. Sin ir más lejos, Google Maps es una herramienta a tener en cuenta, ya que desde su lanzamiento en 2005 consiguió captar unas cuantas imágenes por demás espeluznantes. Con esa aplicación, la opción de Street View permite al usuario ver panorámicas a nivel de calle de un área en particular, en las que muchas veces aparecen “sorpresas”, como la última descubierta en los Estados Unidos.

Las siluetas captadas por Google Street View.

En diferentes ocasiones los internautas pudieron descubrir lo inimaginable, como apariencias fantasmales que quedaron inmortalizadas por las cámaras de Google Street View. Como el reciente caso del sitio Mundo Esotérico y Paranormal (MEP) en el que se publicaron varios de estos inquietantes hallazgos. Entonces se pudieron observar rostros fantasmales en las ventanas de un hotel de Liverpool, la cara de un fantasma en un antiguo orfanato abandonado, o las huellas de unas extrañas manos en los cristales de una casa abandonada, en 2010 en Nueva York. Para algunos, todas estas imágenes son evidencias de la existencia de entidades y de cómo la tecnología puede ser utilizada para este propósito en particular. Pero en los últimos tiempos algunos usuarios de Street View se quedaron anonadados al observar la figura etérea de una niña escondida detrás de un árbol y una silueta encapuchada en un cementerio de Texas.

Campo santo

Una imagen panorámica de Google Street View de un cementerio en el estado de Texas deja al descubierto dos espeluznantes figuras que para varios investigadores de lo paranormal bien pueden tratar de de seres fantasmales. La inquietante visión en el cementerio Martha Chapel, en la ciudad de Huntsville, fue descubierta por un usuario, que por el momento prefirió mantenerse en el anonimato, en especial por la gran difusión que logró el tema en las redes sociales, en las que rápidamente se viralizó. Aún así este internauta no se amilanó y compartió las coordenadas con el canal de YouTube “The Hidden Underbelly 2.0”, en el que publicó un video de la imagen, el pasado 25 de agosto.

En la aterradora panorámica del campo santo, se puede ver lo que todo parece indicar es el rostro de una niña mirando, escondida, desde detrás de un árbol. Y, tal vez incluso más desconcertante, también hay lo que parece ser una especie de figura encapuchada con una túnica oscura caminando entre las lápidas justo detrás del rostro fantasmal de la pequeña, algo que no podría ser editado por ningún programa de photoshop. Y considerando todo el entorno, la gran mayoría de las personas creen que las dos anomalías son espíritus fantasmales.

Lo que cuenta el filme

“El primer espíritu es el de una niña asomándose detrás de un árbol y esta es una imagen clara, así que podemos ver que esta entidad es de apariencia grisácea y si ves por ti mismo las coordenadas, puedes ver que hay otras personas allí y su tono de piel es normal”, reza la descripción del vídeo. “El segundo es un ser encapuchado, supuestamente un hombre totalmente vestido de negro, caminando cerca de las lápidas y no parece que se corresponda con trabajadores del lugar. El cementerio Martha Chapel se encuentra en Huntsville, Texas, y las coordenadas me fueron enviadas por alguien que desea permanecer en el anonimato, pero esto no significa que sea falso, ya que las únicas personas que podrían haber hecho Photoshop tendrían que tener acceso a las funciones de estas imágenes. Google Maps y mi fuente no tienen nada que ver”.

Como comenta “The Hidden Underbelly 2.0”, uno de los detalles a tener en cuenta es que hay dos personas cerca en el momento en que se tomó la imagen y claramente su rostro es de color normal, a diferencia de la niña que tiene la cara de color grisácea.

Repercusión en las redes

Poco después de la publicación de las imágenes, las reacciones entre los internautas fueron, como siempre, muy diversas. Los creyentes en lo paranormal asfirmaron que se trata de entidades fantasmales, sobre todo por la historia que acompaña al tenebroso lugar. Al parecer, el viejo camino conduce al antiguo cementerio Martha Chapel, mejor conocido con un enigmático nombre: “Demons road”, cuya traducción es “Camino de demonios”. El mismo tiene innumerables informes sobre experiencias paranormales de personas que visitan el lugar. Aquellos que deambulan por el infame camino cuentan haber soportado encuentros perturbadores, y una sensación espeluznante que invade a cualquiera que se atreva a molestar a las entidades que habitan el cementerio.

Tanto la imagen de la pequeña asomándose, como la silueta de alguien caminando junto a las tumbas, impactan.

Coherente con ese pensamiento, los residentes advierten a las personas curiosas que desean desafiar a las fuerzas oscuras del camino o del cementerio que no provoquen a los espíritus que allí se encuentran. Y basan esas advertencias en dichos de aquellos que afirman que un espíritu los siguió hasta su casa después de estar en esa zona en particular.

Por supuesto, los incrédulos insisten con fotomontajes, trucos, efectos especiales, y todo tipo de explicaciones para dos imágenes que, de por sí, resultan inexplicables.

Sólo eran las flores de la lápida de un pichicho

Los cementerios de Estados Unidos parecen tener un período muy propenso a lo paranormal, y no sólo por la aparición de fantasmas (observadas por Google Maps) sino también por algunas confusiones, como una la filmación de un supuesto perro que se halla enterrado en el recinto de mascotas de Maine desde 2017, y que fue “fotografiado” poco después, aunque en realidad las imágenes dicen otra cosa.

Según informaron diferentes medios, la mascota había muerto dos días antes de que fuera captadas las imágenes. Sin embargo, el que parecía de lejos ser Kosmo, en realidad era un efecto de las flores que rodeaban su lápida, aunque la imagen de la foto se viralizó, un joven ciclista no solamente lo vio, sino que además lo fotografió.

Kosmo murió el 17 de enero de 2017 a los 18 años. Su dueño lo enterró en Maine, y en su lápida escribió: “La mejor mascota en todo el mundo entero”. Pero resulta que, se viralizó una foto del supuesto fantasma del can. La imagen fue tomada por alguien, pero poco después, un ciclista pasó por el cementerio y si bien al principio quedó estupefacto al observar la figura del animal sobre la tumba, poco después desmintió su presunción. “Estaba circulando por este cementerio de animales y pensé que había un perro detenido sobre una de las lápidas. Luego me di cuenta de que era una ilusión óptica creada por flores muertas”, aclaró el hombre en YouTube. Y agregó: “Nunca te conocí, pero hiciste mi día más interesante“.

Lo concreto y real es que días después de su difusión que llegó a portales de todo el mundo, se ratificó que se trataba de una ilusión óptica con las flores que el difunto can tenía en su tumba, las que de lejos mostraban la silueta de un animal.

De lejos podría confundirse con un perrito, pero la verdad es que, ya de cerca solo se trata de una ofrenda floral.