“No te voy a hacer la multa, pero vas a tener que pagar un monto para no dejar la falla en el sistema”. La frase incitó la denuncia que llevó a cabo un arquitecto, dueño de una constructora, ante el ministerio de Trabajo. Sostuvo que, en la delegación Campana, dos funcionarios le habían pedido coimas para habilitarle una obra en un country de Escobar.

El hecho comenzó el martes 9 de octubre. Un grupo de constructores formalizó la denuncia en la Unidad Fiscal de Investigación de Escobar. Marcelo Villegas, ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, le explicó a Infobae: “Recibimos la denuncia y actuamos en conjunto con los denunciantes para que descubrieran a los funcionarios. En una obra sin fallas inventaron algunas anomalías para generar nuevas inspecciones. Y allí pidieron una multa de $40.000 que en realidad era una coima para ellos dos”.

El Ministerio de Trabajo de la provincia prestó ese dinero por pedido de la Fiscalía. Lo hicieron con billetes marcados para hacer caer a los dos detenidos. Esta mañana lo convocaron a pagar la coima a la delegación del Ministerio en Campana y en el momento en el que cobraron esa suma, la policía bonaerense los detuvo.

Se trata de Gustavo Domínguez (41 años) y Julio César Amoroso (58 años). Al parecer, desde que se inició la investigación se abrieron los registros de inspecciones y se comprobaron varios pedidos hechos por estas personas, en esa y en otras obras, para cobrar una serie de multas y así “habilitar” el trabajo en cuestión.

“Marcaban cosas pequeñas, insignificantes, que nada tenían que ver con la aprobación o no de una obra. Les decían que si no pagaban no iban a poder habilitarla”, expresaron desde el Ministerio a Infobae. 

Villegas agregó que “se cambiará la modalidad de inspecciones, en donde los gremios participan y creemos que también son parte de esta red de corrupción. Ya no podrán viajar en el mismo auto que los funcionarios del Ministerio, deberán darnos una lista con los sindicalistas habilitados y presentar fotocopia de DNI y credencial que los autorice.Queremos cortar con los negocios propios y también los ajenos”.