Dos perpetuas por robar unas zapatillas y matar a la víctima

Isaías Solorza (26) era sobrino del ex ministro de hacienda Juan Gantus. En un segundo juicio, se condenó nuevamente a quienes lo atacaron a tiros. Hubo una absolución.

De los tres acusados, uno quedó libre de cargos y dos recibieron perpetua.
De los tres acusados, uno quedó libre de cargos y dos recibieron perpetua.

Eran las 5 de la mañana cuando vecinos de Fray Luis Beltrán llamaron al 911 porque habían escuchado tiros. Fueron los disparos que acabaron con la vida de Isaías Solorza, quien yacía en el suelo vestido con el uniforme de la bodega La Rural. Iba a trabajar, pero un balazo en la espalda lo mató. Y estaba descalzo: le habían robado las zapatillas.

Eso ocurrió en 2016. Después vino el primer proceso legal, en el que se juzgó y condenó a tres hombres por homicidio criminis causa, es decir, por haber asesinado para encubrir el delito. Pero por orden dela Suprema Corte de la Provincia el juicio debió hacerse de nuevo, por eso este miércoles volvieron a realizarse las sentencias.

¿El resultado? Mauricio Murúa (32) y Darío Suárez (38) recibieron perpetua otra vez, en tanto que Diego Daniel Galván (28), quien había sido marcado en el primer juicio como autor del disparo fatal, fue absuelto.

El juicio que no fue

Hace un año, los tres hombres fueron condenados a perpetua por el juez Rafael Escot. Pero las defensas apelaron. Según su criterio, las sentencias no estaban correctamente fundamentadas. La Corte Suprema atendió a las quejas y ordenó el nuevo juicio.

El tribunal no encontró pruebas que vinculen a Galván, quien quedó absuelto

De acuerdo al tribunal que se ocupó del nuevo proceso legal, no existen pruebas que certifiquen la presencia de Galván en la escena del crimen. El hombre, que ya estaba libre por decisión de la Jueza Belén Renna, quedó en consecuencia libre de cargos.

En su momento este asesinato causó conmoción en Mendoza, ya que Isaías Gabriel Solorza era sobrino del ex ministro de Hacienda durante el Gobierno de Paco Pérez, Juan Antonio Gantus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *