San Lorenzo es un pequeño barrio de Roma. Sus edificios destruidos por los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial sirven hoy como refugio para centenares de inmigrantes. También, para los traficantes de droga. Ese lugar está conmocionado. Allí fue drogada, violada por más de una decena de hombres y asesinada una joven de 16 años. Los vecinos exigen justicia.

El mensaje de los vecinos: “Justicia por Desirée. San Lorenzo no te olvida”

Mientras crece el repudio a los inmigrantes de África, el ministro del Interior, Matteo Salvini, aseguró que los responsables serían “exclusivamente ciudadanos extranjeros”, a los que definió como “gusanos y bestias”.

El origen del odio tiene nombre y apellido: Desirée Mariottini, la víctima. Con 16 años, según los vecinos, había asistido varias veces a la denominada “Casa de la droga” para comprar heroína. Otras versiones indican que fue para buscar el teléfono que le habían robado o que había entregado a cambio de la droga.

Mariottini había asistido varias veces a “la casa de la droga”.

De cualquier forma, allí también encontró su final. La adolescente fue drogada con heroína hasta que la dejaron inconsciente durante varias horas, luego fue violada por más de diez personas, hasta que finalmente la mataron. Todo apunta a un grupo de africanos que trafican droga.
Detenidos

En medio de la conmoción, la policía detuvo a dos senegaleses, Mamadou Gara, de 27 años, y Brian Minteh, de 43, que viven en San Lorenzo sin ningún tipo de documentación, mientras que más de diez fueron interrogados.

Uno de los detenidos por el caso.

Además, según pudo reconstruir la policía, la joven murió asfixiada con las manos, al parecer, para que no gritara. Hasta el lugar llegó Salvini, quien colocó una flor blanca en la puerta de la barraca del crimen, como llaman a los lugares donde viven los inmigrantes y se vende la heroína, en un negocio manejado por la camorra.

Antes de irse, prometió: “Volveré con las excavadoras”. Tal vez crea que arrasando con el lugar y corriendo de allí a los inmigrantes va a terminar con el negocio de la droga.