El colombiano Quintero declaró desde Medellín

Testigo en la causa por violencia de género contra su compatriota Villa

Quintero, en una práctica con la selección de Colombia.
Quintero, en una práctica con la selección de Colombia. 


Imagen: AFP

Juan Fernando Quintero, jugador colombiano de River Plate, declaró este viernes en  audiencia virtual desde Medellín en la causa por violencia de género contra su compatriota Sebastián Villa, delantero de Boca Juniors, denunciado por su ex novia Daniela Cortés, a su vez patrocinada por los abogados Fernando Burlando y Alberto Couyoupetrou.

El volante de River, de 27 años, es un testigo clave para la defensa de Villa, a cargo del abogado Martín Apolo, ya que el jugador de Boca acudió al domicilio de “Juanfer” tras irse de la casa que compartía con Cortés en el barrio privado Saint Thomas, en la localidad bonaerense de Canning.

La audiencia, a cargo de la fiscal Verónica Pérez, de la UFI 3 de Esteban Echeverría, se realizó por la conexión Microsoft Teams, ya que Quintero debido a la pandemia está en Medellín, donde se entrena junto con sus compañeros del seleccionado colombiano.

En la declaración, el volante de River afirmó que el 27 de abril (fecha a la que remite la causa contra Villa) el jugador de Boca lo llamó y le preguntó si podía ir a su casa porque “tenía problemas con la novia, por eso llegó al rato con su valija y se quedó esa noche en mi casa”.

En cuanto al diálogo telefónico con Cortés, Quintero relató que le dijo a la mujer que Villa y su primo Brian Alvarez (único testigo presencial en la causa) iban a ir buscar el pasaporte del jugador xeneize, y que le pidió que le abriera la puerta. “Daniela nunca me dijo nada sobre que hubiera sido agredida por Villa”, apuntó Quintero.

Dijo también que esa noche ambos se quedaron hablando de fútbol, que conoció a Villa en 2018 “cuando vino a jugar a Boca”, y que a Cortés la conoció en 2019, en una reunión de futbolistas colombianos “cuando Sebastián la presentó como una amiga que con el tiempo podía ser su novia”.

El otro testigo de parte que declaró desde Medellín fue Ferney Castaño Restrepo, de 24 años, amigo de la infancia de Villa y quien participó del diálogo telefónico por WhatsApp del 27 de abril entre el jugador de Boca y la madre de Cortés, Gloria Patricia Meneses, quien ya declaró en la causa la semana pasada.

Castaño Restrepo dijo que participó de esa conversación porque Villa lo había agregado como integrante del grupo, ocasión en que escuchó cómo el futbolista decía que se quería ir de la casa y que Cortés lo agredía y se lo impedía.

“Nunca escuché que Sebastián amenazara a nadie en esa conversación, en la cual en un momento se oyó un ruido fuerte y Villa dijo que Daniela acababa de romper una puerta de la habitación desde la cual hablaba él”, agregó el testigo.

“En 2019, Sebastián me contó que ella se había llevado 24 millones de pesos colombianos (unos 8.000 dólares) del departamento de Puerto Madero” que ocupaba Villa, concluyó el testigo.

Cuando declaró en la causa, Villa fue notificado de que el delito por el que está acusado es “lesiones leves calificadas por el vínculo y por tratarse de un hombre contra una mujer, mediando violencia de género, en concurso real con amenazas coactivas agravadas”. A su vez, el futbolista denunció a su ex novia por “extorsión y amenazas”.

En tanto, las partes aguardan la resolución judicial por las apelaciones cruzadas que presentaron: Cortés apeló la eximición de prisión que la Justicia concedió al futbolista de Boca, mientras que la defensa de Villa pidió que se revea la decisión de no dejarlo salir del país, al invocar el “derecho a trabajar de un jugador de fútbol internacional que por sus obligaciones laborales debe viajar seguido”.

Ambas presentaciones deberán ser resueltas por la Cámara de Apelaciones y Garantías de Lomas de Zamora, que ya tiene en su poder el escrito girado por el juez de la causa, Javier Maffucci Moore.

Villa, de 24 años, una de las figuras del último campeón de la Superliga, fue incorporado por Boca en julio de 2018 y tiene contrato con el club hasta junio de 2021, con una cláusula de salida de 30 millones de dólares.

El futbolista sigue con su rutina de entrenamiento en su domicilio de Puerto Madero a través de la conexión Zoom, junto con sus compañeros del plantel xeneize que encabeza el DT Miguel Angel Russo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *