El curioso “mensaje didáctico” del alcalde de Cartagena acerca de los tapabocas

Una historia de pantalones, orines y meados

"Yo sé que siempre hay gente que critica lo que hago y sé que esto me lo van a criticar porque van a decir que es vulgar el mensaje", se adelantó el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat.  

“Yo sé que siempre hay gente que critica lo que hago y sé que esto me lo van a criticar porque van a decir que es vulgar el mensaje”, se adelantó el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat.   


Imagen: EFE

Este lunes, en un video que se hizo viral, el alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, explicó la importancia de utilizar tapabocas como medida de protección frente al coronavirus con una extraña comparación.

“Haga de cuenta que yo estoy desnudo y viene otro tipo y me mea encima. Yo termino todo mojado de orín. Pero si yo me pongo un pantalón, estoy semiprotegido, me alcanzo a mojar, pero no estoy así empapado”, dijo el abogado colombiano, quien agregó “si la otra persona también se pone un pantalón, yo estoy protegido y él es el que se lleva el meado”. “Por eso es que hay que usar tapabocas todo el tiempo”, completó.

Adelantándose a las críticas que podrían llegar, al comienzo del video Dau Chamat aclara: “Yo sé que siempre hay gente que critica lo que hago y sé que esto me lo van a criticar porque van a decir que es vulgar el mensaje“.

Aún así, decidió seguir adelante con la peculiar comparación “porque es algo que yo pienso que todos lo pueden entender, es un mensaje didáctico de porqué se debe usar tapabocas para prevenir el covid”, explicó.

Las críticas, como sospechó el mandatario, no tardaron en llegar. “Sr Dau, considero una falta de respeto que le tenga que explicar a los Cartageneros cómo deben seguir protegiéndose, usando ese tipo de analogías. No hay que ser vulgar para generar cultura ciudadana”, expresó Ramón Zabaleta, un usuario de Facebook.

“Esa comparación no fue lo más claro ni lo más apropiado. Decir las cosas como son, yo me protejo y tú me proteges. Ese el uso responsable del tapabocas”, opinó Nelssy Machacón, también en las redes sociales.

Los argumentos que lo respaldan

En la vereda opuesta, algunos usuarios aplaudieron la iniciativa: “Usted es quien puede y debe hablar con el pueblo con palabras sabias. Gracias por ser nuestro alcande. Valió la pena votar por usted, creo y seguiré creyendo en usted”, dijo Liliana Gómez en la misma red.

Pero quizás sea el comentario de una lectora de Página/12ANA 1957, el que mejor permita reflexionar sobre la iniciativa del alcalde:

“El emisor y el receptor del mensaje deben manejar el mismo código (lenguaje) para que se produzca la información. Si el señor Alcalde estima que con su manera llegará a una parte de su comunidad, creo que está bien.
El doctor Favaloro en su etapa de médico rural, fue uno de los primeros médicos que utilizaron la radio para informar a los habitantes de esas zonas, deshacer creencias falsas sobre la salud y disminuir el temor o prejuicio que impedían llegar a tiempo a la consulta a muchas personas. El doctor llamaba a las cosas por su nombre para que todos/as lo entendieran.
No era raro encontrar en los primeros policlínicos de lugares alejados, a enfermeras que prácticamente actuaban como “intérpretes” que “traducían” al paciente las recomendaciones del doctor.
Tengamos en cuenta además, que los europeos son mucho más sueltos que nosotros/as a la hora de llamar por su nombre órganos y funciones del cuerpo humano.
Un hecho ciento por ciento real, del que fui testigo: Una señora mayor asistió a una reunión que el centro de salud organizó en un pueblo alejado para informar sobre lo que entonces era un tema que alarmaba: el VIH. Las profesionales explicaron formas de contagio, cuidados, etc.
Algunos días después la señora acudió al médico por algún problemita en la piel. No era el doctro de siempre, sino uno joven, llegado de Córdoba.
El facultativo explicó a la señora que había sido picada por algún insecto, que debía tener cuidado, limpiar, etc., porque esos insectos pueden ser PORTADORES de algunas enfermedades.
La señora había escuchado esa palabra en la reunión de días antes, ¿cómo iba a decirle a “su viejo” lo que pasaba?
Llegó a su casa e intentó suicidarse. Afortunadamente el marido pudo impedir la tragedia.
Entre el público de hoy, la mayoría quizás estemos sobre informados (lo cual es también una forma de no estar BIEN informados). Pero quedan lugares en los que la información es escasa y llega distorsionada.
No critiquemos al Alcalde si intenta hacerse entender para salvarles la vida a sus gobernados/as.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *