El diputado Carlos Sosa estuvo en el penal del Borbollón para ayudar a destrabar el conflicto con internas, como presidente de Derechos y Garantías

En su rol de presidente de la Comisión de Derechos y Garantías Constitucionales, Peticiones y Poderes de la Cámara de Diputados de Mendoza, Carlos Sosa estuvo ayer en la Unidad Penal de Mujeres Nº3 El Borbollón, en Las Heras, durante la protesta realizada por internas, adonde se reunió con el director del Servicio Penitenciario Provincial, Eduardo Orellana, y se puso a disposición para ayudar a una pronta solución de la situación, cuya instancia de diálogo continuará el lunes a la tarde.

En la oportunidad, a raíz de las protestas de las detenidas, quienes pedían –según ellas difundieron– la presencia de “un mediador, alguien que intermedie sin parcialidades y escuche, por fin, un reclamo válido”, el legislador provincial se ofreció a participar en el próximo encuentro si fuera necesario, con el fin de contribuir a encauzar las solicitudes en la forma adecuada y con el acuerdo de ambas partes comprometidas.

Los pedidos de las mujeres alojadas en esa prisión –según pudo constatar Sosa– tienen que ver con que les permitan el acceso a teléfonos celulares con internet que les posibiliten una comunicación de mejor calidad y a menor costo con sus familias, ya que las visitas a esas instalaciones quedaron prohibidas a causa de la cuarentena decretada por el Gobierno nacional el 20 de marzo para contrarrestar los contagios de coronavirus.

También, entre otros temas, con el temor a que pueda haber una propagación de esa infección en la unidad penal, ante lo cual las autoridades explicaron que no hay circulación del virus del COVID-19 en ninguna cárcel de Mendoza.

Asimismo, las internas denunciaron públicamente que durante los incidentes de ayer fueron reprimidas con balas de goma y que cinco de ellas resultaron lesionadas.

Según lo acordado ayer, en el encuentro del lunes serán analizados los casos individuales de las internas que piden ese beneficio, para tratar de avanzar en soluciones específicas como la reducción de condena o la prisión domiciliaria en caso de que efectivamente correspondan y fueran meritorias.

En ese marco, Sosa recalcó su predisposición a ayudar en esta instancia cuando haga falta para garantizar los derechos legales de las personas privadas de su libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *