Llega hoy al país la misión del FMI que realizará el monitoreo oficial de las cuentas públicas y que revisará el desempeño de los programas monetario y fiscal. También habrá reuniones entre el titular del equipo técnico del Fondo, Roberto Cardarelli, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del BCRA, Guido Sandleris. Entre analistas la expectativa es que en las reuniones se intente negociar modificaciones en el esquema de intervención del Central frente a una corrida. Desde el Gobierno descartan que eso sea necesario. Del éxito de esta revisión depende el mayor desembolso del FMI, en marzo, por u$s11.000 millones.

Respecto a cuál será el resultado del monitoreo sobre las cuentas fiscales y la disciplina del BCRA en la aplicación del esquema monetario y cambiario, desde el Gobierno el optimismo es absoluto. Ante la consulta de BAE Negocios, un vocero del Ministerio de Hacienda afirmó: “La expectativa es buena porque todos los indicadores que viene a monitorear el Fondo son positivos. Se trata de una misión técnica que hace cada tres meses para autorizar el desembolso y que monitorea el cumplimiento de las metas monetarias del BCRA, las cuentas públicas, la no intervención fuera de las bandas”.

Y agregó: “Si bien no se trata de un trámite, es bastante de rutina, es puramente técnica y sobre unas cuentas que ya vienen monitoreando semana a semana. No desconocen que se viene cumpliendo. Aunque no se trata un mero trámite, es bastante formal y dentro de lo establecido previamente por el programa”.

Dentro del programa fiscal sólo algún que otro dato causa algún ruido entre analistas y podría trasladarse a preocupación y pedido de explicaciones por parte delFMI. El director ejecutivo de la consultora LCG, Guido Lorenzo, detalló: “Lo que preocupa hoy es que la recaudación por derechos de exportación no está viniendo bien, pero la lectura de Hacienda es que será compensado con algo más de inflación que la que se esperaba previamente”.

En ese sentido, un analista -en estricto off- le dijo a este diario: “Parece absurdo decirlo, pero daría la sensación de que hubo un mal cálculo de cuánto iba a ingresar por derechos de exportación, como si estuviese mal calculada la relación entre exportaciones y derechos. A eso el Fondo lo puede ver mal”.

Por lo demás, desde el Gobierno descuentan que habrá anuncio de aprobación del monitoreo y de confirmación del desembolso de u$s11.000 millones en marzo. Los analistas privados coinciden con esa expectativa. El cumplimiento está descontado. La otra discusión pasa por una potencial re discusión de las herramientas con las que cuentan el BCRA y el Tesoro para controlar una corrida cambiaria, en pleno escenario de incertidumbre electoral.

El director de PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, sostuvo: “Lo ideal sería que en esta negociación achiquemos las bandas y ampliemos los montos de intervención. Sobre todo en el techo porque la cosecha va a ser peor de la esperada y con lío electoral vamos a necesitar de unBCRA con toda la capacidad de intervenir. Tiene toda la munición pero hay que ver si la capacidad de usarla”.

Lorenzo opinó al respecto: “Sería bueno negociar eso pero ya se pidió y el Fondo no accedió. No veo porqué aceptaría ahora. El espíritu del Fondo es la libre flotación, sería desviarse mucho del programa, muy rápido”.

Desde Hacienda consideran que no es necesario negociar ninguno de esos puntos. “No lo tengo en la agenda y no vemos un escenario de corrida cambiaria”, dijeron a este diario. En el BCRA la visión es otra: la dolarización puede ocurrir pero el Gobierno tiene los dólares para cubrirla. Los privados discrepan (ver aparte).