El gobierno de Irán aseguró que actúa con «moderación» frente a las protestas

TRAS EJECUTAR A UN MANIFESTANTE

«Al contrario de numerosos regímenes occidentales que reprimen violentamente incluso las manifestaciones pacíficas, Irán utilizó métodos antidisturbios moderados», señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores en respuesta a los repudios generados por la muerte de Mohsen Shekari. 

Mohsen Shekari el manifestante ejecutado en Irn Foto Twitter
Mohsen Shekari, el manifestante ejecutado en Irán. / Foto: Twitter

Irán aseguró que actuó con «moderación» frente al movimiento de protesta que se sostiene desde hace tres meses por la muerte de la joven kurda-iraní Mahsa Amini, en respuesta a las sanciones y el repudio internacional por la ejecución de un hombre de 23 años detenido por participar de esas manifestaciones.

«Irán hizo gala de la mayor moderación», se defendió el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado en respuesta a los repudios generados tras la ejecución de Mohsen Shekari, de 23 años.

«Al contrario que numerosos regímenes occidentales que reprimen violentamente incluso las manifestaciones pacíficas, Irán utilizó métodos antidisturbios moderados», agregó la cartera que denunció «agresiones armadas» y «actos de vandalismo».

En ese sentido, subrayó que la seguridad pública es una «línea roja», según la agencia de noticias AFP.

Ola de protestas

Irán vive una ola de protestas tras la muerte el 16 de septiembre de Amini, una kurda iraní de 22 años fallecida tras ser arrestada por la policía de la moral por vulnerar el código de vestimenta, que obliga a las mujeres a llevar velo.

Las autoridades, que tildan el movimiento de «disturbios», informaron que más de 300 personas fallecieron en las protestas y detuvieron a miles de ciudadanos, 11 de los cuales fueron condenados a muerte.

El jueves, por primera vez, un hombre de 23 años condenado a la pena capital por su implicación en las manifestaciones fue ahorcado, lo que despertó indignación en el extranjero.

Estados Unidos, Francia y Alemania repudiaron el hecho, mientras que la ONG Human Right Watch instó al mundo a reaccionar fuertemente para evitar que se realicen «ejecuciones diarias».

El Reino Unido impuso una tanda de sanciones, apuntando a funcionarios iraníes a quienes acusó de dictar «sentencias atroces» contra manifestantes, reportó AFP.

Canadá igualmente impuso sanciones a 22 altos cargos de la judicatura, el sistema penitenciario y la policía, así como contra ayudantes del guía supremo iraní, el ayatolá Jamenei, y a medios de comunicación dirigidos por el Estado.

La Unión Europea (UE) se apresta a extender las sanciones tanto por el suministro de drones a Rusia como por la represión de las protestas, dijeron fuentes diplomáticas.

Advertencia de la ONU

Por su parte, la ONU advirtió que la ejecución de Mohsen Shekari, de 23 años, tuvo la finalidad de atemorizar a los otros participantes de las protestas.

«Claramente, esto tiene el propósito de crear temor para el resto de los manifestantes», sostuvo el alto comisionado para los derechos humanos de la ONU, Volker Türk, en una conferencia de prensa en Ginebra.

«Claramente, esto tiene el propósito de crear temor para el resto de los manifestantes»Volker Türk

Human Right Watch se declaró «horrorizada» por la ejecución, que «muestra la falta de humanidad del supuesto sistema judicial iraní», y expresó su temor de muchas otras personas tengan que lidiar con «la misma suerte».

También resaltó que Shekari fue «sentenciado a muerte en una farsa judicial sin un debido proceso».

La agencia de noticias del Poder Judicial iraní informó que «un alborotador» que bloqueó una avenida de Teherán el 25 de septiembre e hirió con un machete a un miembro de la fuerza paramilitar Basij, «fue ejecutado el jueves».

El veredicto preliminar del caso fue emitido el 1° de noviembre por el tribunal revolucionario de Teherán, y la Corte Suprema rechazó un recurso el 20 de noviembre, llevando a la ejecución de la pena, informó la agencia de noticias judicial Mizan Online.

La autoridad judicial aseguró que Shekari se reconoció culpable de haberse peleado y de haber desenfundado «su arma con la intención de matar, de provocar terror y de perturbar el orden y la seguridad de la sociedad».

«Hirió intencionalmente a un Basij con arma blanca mientras que este cumplía con su deber y bloqueó la calle Sattar Khan en Teherán», añadió Mizan Online.

Mujeres en lucha

Las manifestaciones en Irán estuvieron encabezadas por mujeres, estudiantes universitarios y alumnas de escuela, que retiraron su velo en público y corearon lemas contra el Gobierno, enfrentándose directamente a las fuerzas de seguridad.

Las autoridades, que denuncian estos hechos como «disturbios», acusan regularmente a Estados Unidos y sus aliados occidentales y a grupos kurdos en el extranjero de instigar este movimiento de protestas sin precedentes.

En un balance publicado el jueves, la organización Iran Human Rights (IHR), con sede en Noruega, indicó que la represión de las protestas causó al menos 458 muertos, incluyendo 63 niños.

La ONG dijo que 18.000 personas fueron detenidas, entre ellas profesores universitarios, periodistas y abogados.

Esta semana, un tribunal iraní condenó a muerte a cinco personas por haber matado a un miembro de la Basij, una sentencia que, según activistas por los derechos humanos, busca «propagar el miedo» para que los ciudadanos abandonen la movilización.

Once personas fueron condenadas a muerte en Irán en relación con las protestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *