El Gobierno impulsa la unificación del código de construcción

El objetivo está puesto en aunar criterios para la presentación de documentación técnica en los municipios de manera que facilite a los profesionales, consejos y colegios agilizar los trámites bajo un mismo sistema de gestión.

El ministro de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgro, convocó a los secretarios de obras públicas de los 18 departamentos y a los representantes de los colegios de técnicos, de arquitectos y de ingenieros para trabajar de forma unificada sobre la modificación del código de construcción para que los trámites en los municipios y en la provincia sea uno solo.

Actualmente, cada comuna tiene un sistema diferente para la verificación de rótulo, la verificación del tipo de trámite y el sistema de revisión de planos, lo que dificulta no solo la tarea de los profesionales afines sino también la de inversores privados.

“Hemos comenzado a trabajar en conjunto con los municipios, el Colegio de Arquitectos y los consejos de ingenieros, de técnicos y de agrimensores para unificar criterios y llevar el próximo año a la Legislatura un proyecto consensuado que impactará sobre la Ley Orgánica de Municipalidades, que data de 1934”, indicó Isgro.

Según explicó el ministro, el fin es aunar procesos y códigos pero que la ley siga manteniendo la autonomía municipal, ya que “no es lo mismo construir una escuela en Lavalle que en Tunuyán o Malargüe”.

La iniciativa obtuvo un amplio apoyo de los secretarios de obra pública de los departamentos, quienes solicitaron extender la convocatoria a los directores de obras privadas de cada municipio. Es que, en ese ámbito, las demoras en los trámites administrativos desalientan a los inversionistas al encarar un proyecto de construcción.

“El objetivo principal apunta a lograr un sistema unificado y moderno, que respete los indicadores urbanísticos de cada comuna y que sea eficaz y disminuya los tiempos de los trámites que se realizan para la aprobación de planos”, sostuvo el ministro.

Luego agregó: “Una semana de demora en las gestiones administrativas es una semana que el obrero no está trabajando. Por eso la celeridad se traduce en generación de empleo y en que los desarrolladores inmobiliarios se tienten a construir”.

Otro de los puntos favorables de la iniciativa es que igualará las oportunidades en todos los departamentos, porque hay muchas comunas en las por más que dispongan de mayores servicios, los inversores buscan otros municipios donde trasladar el proyecto y donde la demora no sea un impedimento para comenzar las obras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.