Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

En la previa del paro general del próximo martes, funcionarios nacionales y referentes sindicales mantuvieron un contrapunto mediático sobre el alcance que pueda tener la medida de fuerza. Desde el gobierno se afirmó que será un “día perdido”, mientras que desde la arena gremial le respondieron que la huelga -la cuarta de este tipo que se realiza al gobierno de Mauricio Macri y la segunda en lo que va de 2018- se hará sentir muy fuerte.

El histórico referente del sindicato de gastronómicos, Luis Barrionuevo, analizó que el paro del 25 de septiembre “será masivo, tiene que ver con los desaciertos en la economía, porque si no hay crecimiento, ni inversión, ni consumo, es muy difícil que el país pueda subsistir”.

En declaraciones radiales, donde repartió críticas tanto hacia el kirchnerismo como al macrismo, el gremialista manifestó que “el gobierno hasta ahora ha sido deficitario en todo lo que ha prometido”.

“Hacer el paro es la obligación que tenemos (los dirigentes sindicales) porque hay una premura desde abajo, de los trabajadores, que están perdiendo, y necesitamos que se den cuenta de que no están bien”, remató.

Al sindicalista le contestó desde la Casa Rosada el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al sostener que “si bien es un derecho de los trabajadores, es un día perdido para el trabajo; además el paro supone el agotamiento del diálogo, la última instancia, cosa que no ocurre hoy, nosotros estamos en permanente contacto y negociaciones con los representantes de los trabajadores”.

En la misma línea se manifestó el titular de Producción y Trabajo, Dante Sica“No es el momento oportuno para hacer un paro. Estamos enviando señales al mercado que tienen la intención de que se vayan disipando las dudas sobre nuestras políticas monetaria, cambiaria y fiscal”.

Sobre la medida de fuerza también opinó uno de los posibles presidenciales del peronismo, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey“No aporta mucho en este momento de crisis que vive la Argentina. No voy a deslegitimar la decisión de la huelga porque les corresponde hacerlo si así lo desean”.

Estas declaraciones formuladas ayer se sumaron a las efectuadas el último viernes por el triunvirato cegetista, cuando anunciaron una alta adhesión y confirmaron que no habrá transporte en ninguna de sus variantes (trenes, colectivos y subterráneos).

Unidos en la protesta

El paro logró unir distintas vertientes gremiales que están separadas pero que confluyen en la medida de fuerza. La CGT con su triunvirato es el principal convocante al cese de tareas. Pero también están adhiriendo a la protesta las tres CTA, que comenzarán con manifestaciones y medidas de fuerza en algunos gremios que de ellos dependen un día antes, el lunes 24.

El moyanismo, en tanto, aunque ahora no comulga con la cúpula de la CGT y de hecho ya lanzó su propio frente sindical, también está incluido en la medida de fuerza.

El líder camionero profundizó en los últimos meses sus cuestionamientos a Macri y se mostró para la foto con Cristina Fernández de Kirchner, luego de haber estado alejado de ella durante casi siete años.