Antes que el video de Mario “Mazazo” Melo se haga publicó, la autopsia sobre el cuerpo del ex boxeador que falleció en la localidad de Pinamar, tras ahogarse durante una competencia en la que debía comer gran cantidad de medialunas en un minuto, confirmó hoy que la muerte del hombre se produjo por la obstrucción “con masa” en “la tráquea”, informaron fuentes judiciales y municipales.

En las imágenes, se puede ver a un grupo de hombres intentándolo asistir, aunque no logran salvarlo.

Por otra parte, el informe preliminar de la autopsia determinó que Melo, de 64 años, falleció de un “paro cardíaco a causa de hipoxia por broncoaspiración”, y que tenía “obstruida con masa la tráquea”.

La fiscal que intervine en el caso, Victoria Zamboni, había ordenado esta pericia para precisar las causales de la muerte del ex boxeador, quien sufría de diabetes.

Zamboni, fiscal del Departamento Judicial de Dolores, dispuso que el cuerpo fuera sometido a la operación de autopsia, que se desarrolló en la morgue judicial que funciona dentro del Hospital de Pinamar.

Las pericias y el informe preliminar aportaron, así, mayor precisión sobre las causas del fallecimiento del ex campeón argentino y sudamericano en las categorías semipesado y pesado, quien murió ayer tras desvanecerse mientras participaba en una competencia que consistía en comer la mayor cantidad posible de medialunas en un minuto.

Melo se descompuso sobre el escenario en el marco de la primera edición del Festival de la Medialuna en Pinamar, y pese a la asistencia médica que recibió en el lugar falleció luego de ser trasladado al hospital local.

Tras este hecho, algunos vecinos que fueron testigos relataron que otra chica de 9 años, que había participado antes que Melo en el mismo concurso, había sufrido problemas para respirar y debió ser asistida tras atragantarse por la ingesta de medialunas.

Entre quienes intentaron asistir ayer al ex boxeador se encontraba el director del hospital local, Walter Ciancio, quien dijo que “se hicieron intentos para destaparle la vía aérea, pero el hombre sufrió un paro respiratorio”.

“Yo vivo a tres cuadras del predio donde se hizo este festival, y fui con mi familia. Estaba lejos del escenario, pero subí enseguida cuando vi que pedían un médico por los parlantes. Lo levantamos y tratamos de reanimarlo, pero no pudimos destrabarlo. No hubo manera de destaparlo, y luego tuvo que ser trasladado cuando ya no respondía”, explicó Ciancio.

El médico señaló que “el hombre hizo un paro respiratorio por obstrucción de la vía aérea, y después un paro cardíaco”.

“A primera vista, esto tuvo que ver con la ingesta de comida en abundancia, pero para mayores precisiones siempre hay que esperar el informe de la autopsia”, agregó.

El médico confirmó, además, que tal como habían indicado otros testigos, una menor de edad se había atragantado minutos antes en el marco del mismo concurso, y que tuvo que ser asistida por un bombero presente en el lugar.

“Sé que la asistieron y la llevaron después en la ambulancia de un servicio privado que había sido contratado, pero no llegaron al hospital porque se encontraba bien y la madre decidió que no hacía falta que se le hicieran más estudios”, indicó Ciancio.

Tras la muerte de Melo, la fiscal a cargo recorrió el lugar junto a personal de la Policía Científica y de la Comisaría Primera de Pinamar.

Fuentes del caso señalaron que Zamboni aguarda los resultados de las pericias ordenadas para definir la carátula de la causa. Por último, las actuaciones serán trasladadas en las próximas horas al fiscal Juan Pablo Calderón, titular del Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada 4 de Pinamar.

Fuente: Télam