Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

En un gesto político poco común, ya que el peronismo se divide desde hace mucho entre kirchneristas y antikirchneristas, ambos sectores se unieron para pedirle a Mauricio Macrique devuelva el denominado “Fondo Sojero”, eliminado por decreto.

El fondo distribuía unos 5.000 millones de pesos entre provincias y municipios, y está en el medio de la negociación que mantienen gobernadores e intendentes con el gobierno para que se apruebe el Presupuesto 2019.

En concreto, tanto el bloque de Argentina Federal, que nuclea a gobernadores, como el FPV-PJ, más ligado al kirchnerismo, demandaron una sesión especial en la Cámara de Diputados para el próximo miércoles a las 11.30.

La fecha no es casual, ya que el peronismo intenta presionar así y condicionar su apoyo al Presupuesto, que es la ley que el gobierno nacional necesita aprobar y que también se comenzará a tratar en el recinto la semana entrante.

Desde el punto de vista técnico, el objetivo de la oposición es que el Congreso anule el DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) que habilitó el recorte de fondos.

El viernes, la gobernadora María Eugenia Vidal se sumó a la polémica al indicar que los intendentes de su provincia no deben quejarse por la eliminación del fondo, ya que estaban compensados por el resurgimiento de otro fondo: el del Conurbano bonaerense.

Internas

La que viene será una semana caliente entonces en el plano legislativo. Se verá si el peronismo esta unido como oposición -más allá de sus líneas internas- en torno a la defensa este fondo que permitía a provincias y municipios hacer obras, fundamentales rumbo a las próximas elecciones.

Si bien el pedido de sesión fue firmado por diversos sectores del PJ, las tensiones existen, y hay acusaciones, como la expresada por el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, quien indicó recientemente que hay gobernadores peronistas “que están más cerca de Macri que de Juan Domingo Perón”.

La discusión del Presupuesto, y de este fondo sojero, que tiene que ver con lo mismo (como administrar el ajuste y cómo impacta en las provincias) será un test para el peronismo que tendrá que demostrar si es capaz de dejar de lado sus internas en búsqueda de un objetivo común, como es en este caso obtener más recursos para los distritos que gobiernan.

Lo cierto es que el hecho de que se uniera casi todo el peronismo para pedir esta sesión legislativa por el fondo sojero alarmó al gobierno rumbo a los comicios del año que viene.

Es que el macrismo alberga esperanzas de ganar en 2019, pese a la situación económica, pero para que ello ocurra es indispensable que el peronismo esté dividido por lo menos en dos grandes grupos como está hoy.

La posibilidad de que las “tribus” peronistas comiencen a entenderse encendió todas las alertas de Cambiemos, que ve con preocupación cómo los gobernadores peronistas están haciendo causa común, y tratan de imaginarse si esto tendrá proyección electoral.

Sin embargo, aún persisten las diferencias en la oposición en torno a la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Algunos creen que será la candidata fuera de toda discusión. Otros se preguntan si su situación judicial se lo permitirá, en caso de que se agraven en Tribunales las imputaciones en las diversas causas.

Lo que si es cierto es que mucha gente en el peronismo que antes no se hablaba comenzó a dialogar, y ya sea Cristina la candidata o surja algún otro nombre, están dispuestos a dar batalla en los cruciales comicios presidenciales.