El primer sonidista del estadio Malvinas Argentinas visitó su mejor obra después de 40 años

Se trata del profesional que ideo e instaló todo el sistema de sonido y telefonía de nuestro máximo coliseo deportivo.

En esta oportunidad y en silencio como suelen hacerlo las personas valiosas, Carlos Sánchez Roempler luego de 40 años, volvió a visitar una de sus máximas creaciones.

Carlos está retirado de los cables y las consolas, y en su recorrido por todas las instalaciones nos brindó una inagotable catarata de anécdotas y vivencias que se registraron entre marzo y junio del año 1978.

Por aquel entonces, el joven técnico electromecánico y electrónico nacido hace 70 años en el porteño barrio de San Telmo, arribó a la tierra del sol y del buen vino con el objetivo de solucionar problemas logísticos casi insalvables. Esa designación llegó luego de haber encaminado los mismos trabajos en los estadios de Mar del Plata; Rosario; Codoca y Vélez Sarsfield.

Los responsables de hacer llegar las consolas y parlantes a los estadio nuevos y remodelados, se equivocaron de sitio, y a Mendoza llegó la consola marca Solidane que correspondía a Rosario.

“La de aquí era recta y la otra en forma de L. Se hacían a pedido y de acuerdo con la disposición edilicia de cada lugar. Al verla y con la fecha de inauguración muy cerca, decidí intentar adaptarla. Me pasé días enteros en el trabajo. Conecté más de 300 cables y finalmente solucioné el inconveniente”, comentó emocionado mientras recorría el museo donde se conserva intacta esa pieza histórica que se exhibe a los visitantes.

Este pionero de la historia de las Malvinas hoy se dedica a la plástica, y durante unos días expondrá sus obras en San Rafael junto a 50 pintores de la provincia de Buenos Aires. Reside en Pinamar y prometió volver de manera más frecuente.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *