Yoav Manuel Caballero tenía 24 años, dos hijos y soñaba con ser gendarme. El joven, que era vigilador privado y trabajaba en la empresa Murata, había sido convocado en noviembre pasado para el primer examen del proceso de selección en la fuerza. Este domingo a la madrugada, Yoav manejaba su moto marca Honda cuando lo atacaron para robarle dos jóvenes a bordo de una Zanella 150 cc.

Al vigilador lo encontraron tirado en la mitad de la calle. Estaba en una esquina, a unas 30 cuadras de su casa de Virrey del Pino, partido de La Matanza. Cuando llegó la ambulancia logró decir que lo habían asaltado. Murió dos horas después.

Todo ocurrió alrededor de las dos de la mañana en la esquina de El Lirio y Richet, a una cuadra de la ruta nacional 3, a la altura del kilómetro 38, una zona transitada. No está claro si el joven intentó resistirse o si lo confundieron con un policía por su uniforme. Lo cierto es que le dispararon y escaparon. Un automovilista que pasaba por ahí se detuvo y lo trasladó hasta la Unidad de Pronta Atención de Virrey del Pino, a 17 cuadras, donde llegó a relatar lo que había ocurrido a los médicos que lo atendieron.

El joven trabajaba como vigilador privado. 

La investigación quedó en manos de Claudio Fornaro, de la fiscalía especializada en Homicidios de La Matanza. Por el hecho detuvieron a dos sospechosos de 27 y 24 años, señalados por otros robos en la zona y conocidos con los apodos de “El Pibe” y “El Paraguayito”.

Los detenidos por el crimen. 

Con una orden judicial, los policías de La Matanza realizaron una serie de allanamientos y lograron detener a ambos en la esquina de Hugo What y Guanabaram de Virrey del Pino, mientras huían a bordo de una moto Yamaha. Walter Damián Rodríguez (27), alias “Pibe”, y Enzo Leonel Bogarín Larramendia (24), alias “Paraguayito”, quedaron imputados del crimen de Caballero. En poder de Rodríguez, la Policía secuestró una pistola calibre 9 milímetros que, se cree, puede haber sido la utilizada para matar al vigilador. Además, en un allanamiento en la casa de Larramendia fue secuestrada la moto Zanella similar a la que usaron los delincuentes.