Se trata de una función que la agencia cumple desde 1968 y actualmente la desempeñaban unas 150 personas. “Por lo que estamos viendo en los telegramas es uno de los focos del despido, la eliminación de Télam como controlador de la pauta oficial”, dijo a AM 750.

“Lombardi lo presenta como una suerte de limpieza ideológica”, recordó y explicó que “si se revisa la lista, los despedidos son algunos empleados con poca antigüedad, otros con mucha; el sector más afectado, el sector publicitario, es generacionalmente previo a 2003 así que no tiene ningún tipo de pertenencia política a los que ingresaron durante el kirchnerismo”.

“Llegaron 121 cartas documento de despido”, precisó y contó que “lo más perverso es que a un grupo de trabajadores les habían anunciado e formaban parte de una nueva Telam y que estaban contentos de contar con su aporte”. Además, “el grupo más grande no recibió ni el mail ni la carta documento así que no saben si tienen trabajo  o no”.

“Dujovne anuncio para Télam un ajuste nominal del 15% que en términos reales es del 40, 45, que es el ajuste que tenemos en términos personal. La agencia no tiene sueldos particularmente altos y ni un presupuesto llamativo en términos proporcionales de otros organismos públicos. El presupuesto de Télam es más bajo que lo que reciben algunos medios privados en pauta”.

Mientras sigue la toma de los dos edificios de la agencia, Suárez reveló que “las autoridades están desaparecidas, nadie dio la cara”. Luego recordó que “es el tercer proyecto de cierre de Télam; el primero fue en el 96 y el segundo en el 2000”.