Un hombre cuya identidad no ha sido revelado recibió un emotivo tributo en los pasillos de la UCI de un hospital de Idaho, EE.UU., cuando se dirigía hacia el quirófano en el que le iban a desconectar de los instrumentos que le mantenían con vida.

Decenas de pacientes y trabajadores del hospital se situaron de pie en los pasillos, guardando silencio, mientras la camilla en la que iba el hombre avanzaba hacia el quirófano. Había decidido donar sus órganos para, en su muerte, ayudar a otras personas a seguir con vida o llevar una vida mejor

“Se encontraba en la UCI del hospital y le trasladábamos a la sala de operaciones, donde se le retiró el soporte vital y traspasó en paz al lado de su familia”, han relatado desde el centro hospitalario.

La familia, explica el diario local Idaho Statesman, había autorizado a la grabación y la difusión de las imágenes, pero ha pedido que la identidad del donante permanezca anónima. Según han explicado desde el hospital, este singular y merecido “pasillo de honor a donantes” se produjo dos veces la semana pasada.