Un cadáver fue encontrado en un arroyo cercano a Tandil y de inmediato comenzaron a tejerse las peores sospechas, que se confirmaron horas después: el cuerpo pertenece a Jorge Adrián Bustamente, el joven desaparecido desde el martes pasado en esa ciudad bonaerense.

Mientras tanto, los pesquisas también investigan a un sospechoso que se cree fue la última persona que estuvo junto al muchacho. Fuentes policiales informaron que este domingo a la tarde un llamado al 911 alertó sobre el hallazgo de un cadáver por parte de un pescador en un canal aliviador del arroyo Langueyú, en un camino rural en sentido al paraje La Patria, a unos 25 kilómetros de Tandil, por lo que los efectivos se trasladaron hasta el lugar ante la sospecha de que podría tratarse de Bustamante, de 24 años.

Desgracidamante, en la noche de este domingo se confirmó que el cadáver era de él por un anillo que llevaba sus iniciales. Además se supo que tenía un fuerte golpe en la cabeza. En tanto, los investigadores allanaron el domicilio del principal sospechoso y secuestraron un teléfono celular, una moto sin chapa patente y una campera color roja con aparentes manchas hemáticas.

De acuerdo a los pesquisas, el día de la desaparición, este hombre -identificado comoNahuel Morales- mantuvo una charla de seis minutos desde su celular con Bustamante y se citaron para encontrarse personalmente, detallaron los voceros. Además, el abogado de este sospechoso se presentó en en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Tandil, a cargo del fiscal Gustavo Morey, que investiga la desaparición.

Bustamente fue visto por última vez la noche del martes pasado luego de asistir a una cena familiar, tras lo cual su auto fue encontrado incendiado y con manchas de sangre humana. En uno de los procedimientos policiales, en Los Tulipanes al 1900, en el barrio la Movediza, los efectivos hallaron el Fiat Palio color gris del joven.

Según la investigación, Bustamante cenó con sus padres, Claudia y Guillermo, en el domicilio familiar del barrio Villa Italia y se retiró en su auto sin decir a dónde iba. El comisario Rubén Frassi, a cargo de la Jefatura Distrital Tandil, explicó a la prensa que si bien no se encontró el celular del muchacho, se estableció que aquél le envió a su familia un mensaje de Whatsapp a la 1.05 del miércoles.

Fuente: Télam