Entrevista exclusiva con Alfredo Cornejo

El Gobernador de Mendoza recibió a El Ciudadano en la residencia de La  Puntilla y hablo de todo: su relación el presidente Mauricio Macri, además le respondió a los precandidatos a sucederlo, de sus planes para el futuro, su comida favorita de la infancia y cuando fue la última vez que lloro.

imagen

Las primeras horas del Viernes Santo lucen apacibles, las calles apenas transitadas, alguna hoja cae y la mañana es gris. Pareciera que hace frío, pero no, es pura ilusión óptica. El frente de la residencia ubicada en La Puntilla es imponente, los espacios verdes en su interior, también. Nada mejor que la amplitud y la naturaleza de Mendoza para una charla distendida, casi de una hora, que tuvo El Ciudadano con el gobernadorAlfredo Cornejo.

La conversación, sin tiempos preestablecidos, fue pasando por todos los matices: elecciones 2019, su relación con Mauricio Macri y el Gobierno nacional, qué opina de los posibles precandidatos a sucederlo en el cargo, qué piensa hacer después de diciembre y más, mucho más.

La charla comenzó con sus sentimientos acerca de su carrera política: “Me apasiona esta actividad, tengo vocación por lo público, me hace feliz”, sostuvo el mandatario provincial, quién se diferenció de aquellos que, define, “disfrutan de la función pública con mucha irresponsabilidad” y de “la mayoría de los políticos que son muy cobardes”, a los que les dejó un claro mensaje: “Gobernar es priorizar el interés general por encima del particular”.

En la segunda parte de la conversación, Cornejó respondió a las criticas de los precandidatos a sucederlo, pero también habló de la interna en el frente Cambia Mendoza y aseguró que “De Marchi no es una piedra en el zapato” y que “la interna debe ser colaborativa, no destructiva”.

Consultado sobre la deuda que tomó la Provincia en su gestión (aspecto muy criticado por sus contendientes electorales) sin titubear, sentenció: “La deuda que tomó Mendoza es para pagar todo lo que dejó Paco Pérez”

Sospecho que en un momento nos pasó lo mismo: logramos despojarnos de los preconceptos, de los micrófonos, del cuaderno con anotaciones y de la cámara. Cornejo se sacó la armadura y este periodista los prejuicios para poder ser un ciudadano. Un ciudadano de a pie que tiene la suerte y la responsabilidad de tratar de encarnar lo que vos, sin formalismos mediante, le preguntarías a quien lleva sobre sus hombros hace más de tres años el destino de los mendocinos. En definitiva, fui un Ciudadano que entrevista.

Fuente: El Ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *