Escuelas capacitó en ESI a supervisores y psicopedagogos de Zona Sur

El encuentro para niveles Inicial y Primario se desarrolló en el teatro de la Escuela Rodolfo Iselín de la ciudad de San Rafael y estuvo a cargo de los programas provinciales de Educación Sexual Integral y Aprendizaje Basado en Proyectos.

Con el fin de fortalecer el programa provincial de Educación Sexual Integral (ESI), este lunes, la Dirección General de Escuelas capacitó a supervisores y psicopedagogos seccionales de niveles Inicial y Primario de San Rafael, General Alvear y Malargüe, en el teatro de la Escuela 1-270 Rodolfo Iselín, de la ciudad de San Rafael.

La jornada estuvo a cargo de las coordinadoras de los programas provinciales de ESI y Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), Griselda Flores y Marcela Campos, y de dos integrantes del equipo técnico de ESI, Gisella López y Horacio Martelossi.

Ambas disertantes explicaron que la ESI se enfoca en la integralidad de las personas, ya que comprende aspectos biológicos, psicológicos, sociales, históricos, culturales, afectivos y éticos de la sexualidad humana. Por ello, en las escuelas se deben desarrollar cinco ejes o acciones: valorar la afectividad, garantizar la equidad de género, respetar la diversidad, cuidar el cuerpo y la salud y ejercer los derechos. Esto se enmarca en la ley de ESI 26150, de 2006, que designa al Estado como responsable de garantizar el derecho humano de niños, niñas y jóvenes a recibir ESI en todos establecimientos educativos de gestión estatal o privada.

Flores reconoció que en las escuelas aún persiste el paradigma que asocia la ESI a lo sexual, reproductivo y genital, por lo que es necesario desmitificarla. Por ello, instó a las escuelas a convocar a las familias a trabajar la ESI en forma conjunta, e informarles claramente sobre la metodología de enseñanza y los temas del currículo provincial y nacional.

Respecto de los resultados del monitoreo y evaluación del programa en la provincia de Mendoza, la coordinadora del programa ESI destacó que 60% de los equipos directivos de Mendoza han recibido capacitación y cuentan con equipos referentes conformados, y que 96% de las escuelas realizó la jornada Educar en Igualdad, destinada a la prevención y erradicación de la violencia hacia las mujeres. No obstante, reconoció la necesidad de reforzar el programa.

“Desde muchos lugares se puede trabajar la ESI. La historia del voto femenino es un ejemplo de equidad de género; una situación de discriminación por aspecto físico también es una temática de ESI, porque se relaciona con el respeto a la diversidad. “Esa es la integralidad. Cuando se conozca más de la ESI casi nadie podría resistirse a su enseñanza”, resumió.

También adelantó que este año se trabajará con los centros de estudiantes para que brinden información de calidad a sus pares. Además, subrayó que la ESI es una política de Estado y que, desde este año, el área cuenta con una resolución específica de ESI, la N°419 del Consejo Federal de Educación, que busca homogeneizar la implementación del programa en las instituciones educativas, evitando vulnerar los derechos de niños, niñas y adolescentes.

Flores destacó además que la gran relevancia de la ESI, en cuanto previene y detecta al abuso sexual infantil y la violencia de género y disminuye el embarazo no intencional, es que promueve un libre ejercicio de la sexualidad responsable y maduro, entre otros aspectos. Asimismo, reconoce a los alumnos como sujetos de derecho, garantizando una sociedad más plural y democrática.

Durante la jornada, las capacitadoras también hicieron hincapié en que el programa es una propuesta sistemática y transversal a todos los espacios curriculares. Una propuesta de ABP de este año fue, por ejemplo, pensar Malvinas desde la ESI, focalizándose en el rol de la mujer en la guerra.

Además, se debe abordar con una metodología activa, centrada en la cotidianeidad de los estudiantes, sus necesidades, pensamientos y emociones. Y, desde la escucha atenta de los docentes, recuperando voces y situaciones del aula, que se viven y circulan en los pasillos, el patio, el recreo, el baño, la TV u otras pantallas, etc.

“Se aprende aquello que se quiere aprender y desde la emoción con otro. Este es un aporte de la neurociencia”, agregó Campos, quien finalmente remarcó que la ESI, se debe orientar a “construir la cultura del cuidado de sí mismo y de los demás, y promover que los chicos desarrollen sus propios pensamiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.