Sussini está acusado de los delitos de “privación ilegítima de la libertad, abuso sexual gravemente ultrajante, abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia de una menor de 18 años y coacción”.

La medida dispuesta por el titular del Ejecutivo provincial correntino fue oficializada a través del decreto 1.765, publicado en el Boletín Oficial correntino.

Sobre el caso y la pesquisa del acusado, fuentes vinculadas al caso señalaron que debía haberse presentado el último viernes para ser indagado ante las autoridades judiciales pero no acató la orden y no fue hallado por los efectivos policiales.

Debido a esto, la Policía lo buscó en su domicilio durante el pasado fin de semana, pero el político no se encontraba en la vivienda donde reside.

Fuentes judiciales confirmaron a medios locales que el ex legislador del partido Compromiso Correntino “recibió la prisión domiciliaria que le fue otorgada por la Justicia debido a su estado de salud”.

De acuerdo a los testimonios de las denunciantes, el ex funcionario llevaba a vivir a mujeres su casa de Corrientes con distintas promesas, entre ellas, que pagaría por sus estudios. Allí, les pedía que colaboraran con una supuesta terapia de tratamiento indicada por su prepaga, que consistía en que sus “secretarias” -como las llamaba- lo masturbaran y tuvieran sexo con él “para ayudarlo a sanar”.

Parte del engaño de Sussini habría consistido en hacerles creer a las jóvenes que el resultado de las masturbaciones era enviado todas las semanas a Buenos Aires para ser examinado.

Este accionar comenzó a ser investigado a raíz de la denuncia por abuso sexual de dos adolescentes, que recayó en el juzgado de instrucción de Graciela Ferreyra y en la fiscalía a cargo de Mónica Espíndola.

Sussini fue senador provincial entre 2001 y 2003 y en ese período ocupó la vicepresidencia primera de la Cámara alta. Además fue diputado provincial de 2003 a 2007 y de 2011 a 2015.