Los cuerpos del hombre de 25 años, de la pareja de 23 y de su pequeña hija de un año y medio, fueron encontrados en el departamento en el que vivían en la capital de San Luis. Las víctimas aún no fueron identificadas, y se esperan los resultados de la autopsia que permita establecer la causa de la muerte.

Los investigadores especulan con que podrían haber inhalado monóxido de carbono por el mal funcionamiento de un calefón del departamento en que vivían, según informaron fuentes policiales.

A través del llamado al 911 de una vecina la policía tomó conocimiento poco después de las 21 del lunes que del departamento 14, monoblok 24, manzana 2, del barrio José Hernández, se desprendían olores nauseabundos, al mismo tiempo que la pareja que allí vivía no había sido vista el fin de semana.

Los cuerpos de los adultos, que no presentaban signos de violencia, se encontraban en la cama matrimonial y la llave de la ducha del baño estaba abierta según consignan fuentes judiciales.