FAMILIA Y PRIMERA INFANCIA EN EL MUSEO DEL VINO

El jueves 16 desde las 10 a las 13 horas se realizará en el Museo del Vino y la Vendimia el cierre del programa “Familia y Escuela en la primera infancia”. La Sub-dirección de Educación y la Sede de Supervisión N° 2 de Nivel Inicial del Departamento de Maipú se disponen a articular entre sí, con otras instituciones y dependencias municipales un trabajo socio comunitario, destinado a enriquecer los vínculos familiares a través de la reflexión, de herramientas prácticas y adecuadas a la educación de los niños durante la primera infancia. “Se prioriza esta etapa de la vida, ya que consideramos que en la misma se sientan las bases para el desarrollo físico, emocional y social de los niños como futuros adultos de nuestra sociedad” explica la Sudirectora de Educación Marisel Maingard.

El proyecto de Familia y Escuela en la Primera Infancia está dirigido a instituciones de nivel inicial del Departamento de Maipú. Haciendo participes a los padres de alumnos de sala de 4 y 5 años, con una matrícula total de 648 niños. De esta manera

Las instituciones beneficiadas del año 2017 son: J.I.N. 0-118  “María Estela Lima Páez de Furlani”, J.I.N. 0-131 “Rosa GallellaCimino de Rippari” y  J.I.A. 1-283 “José Alberto de Ozamis”.

El proyecto consta de dos grandes etapas, la primera etapa informativa – reflexiva, donde se trabaja con docentes y padres de los alumnos acerca de los aciertos y desaciertos que cometemos como padres en la educación y valoramos la importancia de la asistencia de los niños a la escuela. En esta etapa se brindan y comparten herramientas útiles, con el propósito de ayudar en la difícil tarea de educar. Se lleva a cabo bajo la metodología de talleres, donde se utiliza información basada en Unicef, en la Convención de los Derechos de los Niños, y en pedagogía Waldorf de Rudolf Steiner.

La segunda etapa de trabajo es de construcción, la misma consiste en la elaboración de juegos didácticos, en algunos casos con material reciclado, hecho por los padres, ateniendo a las necesidades del jardín. De este modo se fortalece el sentido de pertenencia a la institución y se despierta en los padres la iniciativa de crear y hacer para sus hijos en el juego.

Familias y comunidad se constituyen en un factor central para las prácticas de prevención y cuidado. Se habilitan de esta forma, y a través de este proyecto espacios de escucha, aprendizaje, reflexión, movilización, en el que se construyen valores favoreciendo y fortaleciendo la vinculación escuela-comunidad.

Durante este ciclo se llevaron a cabo 25 talleres, de los cuales 2 fueron destinados a docentes, 25 a padres, siendo las devoluciones de padres y docentes sumamente positivas para el cumplimiento del Proyecto, y expresando la necesidad de continuar con el mismo, lo cual reafirma la necesidad de este espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *