Fondue, una delicia que suma verduras a la preparación

El programa 365 Tentaciones del Ministerio de Economía te cuenta sus orígenes y te acerca la receta.

Fondue deriva de la palabra francesa “fondre”, que significa derretir. Este plato convocante, que se consume sobre todo en invierno,  reúne a  varios comensales para pasar un momento de verdadero disfrute.

Su primera versión, la fondue de queso, nació en Suiza en el siglo XVIII. Originariamente solo se acompañaba con pan. Hoy, sin embargo, el recipiente de cocción de los quesos se rodea de pequeñas cazuelas con diferentes verduras como papas, bastones de zanahorias, coliflor, brócoli, zapallo, tomates cherry, entre otras, que se pueden encontrar en los mercados y verdulerías de nuestra provincia.

La fondue de queso, como otros muchos descubrimientos culinarios, fue resultado de la necesidad. Los aldeanos y pastores de zonas montañosas del Jura y de los Alpes se alimentaban, básicamente, en invierno de quesos, vino y pan ya que no tenían disponibilidad de alimentos frescos.

A menudo, los quesos elaborados en verano se secaban y su consumo resultaba difícil. El ingenio hizo que se percataran que calentando el vino con el queso, ajo y algunas hierbas. Podían mojar el pan endurecido y ablandarlo en esa mezcla.

De esta manera, con una olla en el medio, los pioneros de esta deliciosa propuesta convirtieron a la fondue en una tradición en la época invernal. A partir de ahí, esta palabra se utiliza para hacer referencia a otras preparaciones como la bourgignon (fondue de carne) o la versión dulce, de chocolate

Dependiendo de la región se prepara con distintos tipos de lácteos. La base clásica es una mezcla de gruyere y emmental.

Fondue de Queso 

Ingredientes:
500 g en total de queso gruyere, gouda y emmental,
1/4 de litro de vino blanco seco,
1 cucharadita de maicena,
1/4 taza de leche (para disolver la maicena),
C/n de pimienta negra o selección de granos,

1 diente de ajo,
c/n de nuez moscada c/n.

Para acompañar:

Papas, camotes, zanahorias, coliflor, brócoli, zapallo, tomates cherrys. Todo cortado en cubos o bastones. Tortilla de papa en cubos. Salchichas en rodajas. Trozos de pollo  

Preparación:
Cortar el diente de ajo por la mitad y untar con él las paredes de la cazuela para fondue.
Cortar los quesos en trozos e introducir en el recipiente. Añadir el vino blanco y la maicena disuelta en un poco de leche. Sazonar con la pimienta y la nuez moscada y dejar calentar a fuego medio.
Remover con una cuchara de madera hasta que los quesos se fundan sin llegar a hervir. El objeto de haber añadido la maicena es para evitar que con el calor se separe el suero del queso.
Servir en recipientes las distintas verduras y bocados, que serán introducidas en la fondue bañándolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *