El papa Francisco brindó esta mañana el primer discurso de su visita de tres días al país trasandino en el Palacio de la Moneda en el pidió “escuchar” a los pueblos originarios, al considerar que su sabiduría “puede ser un gran aporte”.

En este sentido, hizo alusión a la dirigencia politica chilena, incluida la presidenta Michelle Bachelet y el mandatario electo Sebastián Piñera.

Además, expresó su “dolor y vergüenza” por los abusos cometidos a menores por parte de sacerdotes, y pidió “que no se vuelva a repetir el daño irreparable” que provocaron miembros de la Iglesia, a raíz de los casos de pedofilia en esa país.