El presidente interino de Venezuela designado por el parlamento, Juan Guaidó, descartó taxativamente por primera vez la posibilidad de recurrir a una intervención militar extranjera para poner fin al régimen chavista del mandatario Nicolás Maduro.

“El único que puede autorizar una misión e intervención extranjera es el parlamento nacional” y “esto elimina cualquier posibilidad de intervención militar”, dijo Guaidó en una entrevista publicada este domingo por el diario Clarín.

“El único que puede autorizar una misión e intervención extranjera es el parlamento nacional”.

Compartir

“Nosotros nunca hemos puesto la opción militar sobre la mesa” sino que “hemos hablado de cooperación internacional”, sostuvo el presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) y mandatario interino de la república.

“No puede haber una intervención militar pero sí cooperación internacional”, subrayó el líder antichavista. La posibilidad de una intervención militar extranjera para sacar del gobierno a Maduro se menciona desde que Guaidó juró como mandatario encargado, el 23 de enero pasado.

Si bien descartó una intervención militar, el mandatario habló de la posibilidad de una cooperación internacional (Fuente: Twitter). 

Desde entonces, Guaidó y varios líderes extranjeros -especialmente el presidente deEstados UnidosDonald Trump– afirmaron, cada vez que fueron consultados al respecto, que “todas las opciones” estaban “sobre la mesa”, sin confirmar ni desmentir esa posibilidad.

En una reciente visita a Caracas, una amplia mayoría de dirigentes y analistas rechazaba la eventual invasión, mientras una mayoría equivalente de ciudadanos comunes la toleraba con tal de poner fin al gobierno de Maduro.

En aquella ocasión, al menos tres colaboradores directos de Guaidó dijeron a Télam que el presidente interino rechazaba íntimamente esa posibilidad pero prefería no hacerlo en público porque creía que de ese modo restaría un factor de presión sobre el chavismo.

Asimismo, una encuesta de la firma Meganálisis publicada a mediados de marzo indicó que 87,5% de los venezolanos creía que la AN debía “autorizar que misiones militares extranjeras se empleen en el país”.

El Grupo Lima rechazó firmemente cualquier invasión militar, a fines de febrero de este año.

Compartir

La posibilidad de una supuesta invasión militar comenzó a desvanecerse el 25 de febrero, cuando fue firmemente rechazada por el Grupo de Lima, reunido en Bogotá dos días después de que fracasara el intento del antichavismo de ingresar ayuda humanitaria en Venezuela.

En aquella declaración, el Grupo de Lima ratificó “su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos, pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”.

“La democracia debe ser conducida por los propios venezolanos, pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional…”

Compartir

Por otra parte, también pareció quedar de lado en sucesivas declaraciones del representante especial de la Casa Blanca para Venezuela, Elliott Abrams, aun cuando otros funcionarios estadounidenses siguieran sin descartar la eventual invasión.

En una entrevista publicada el 17 de marzo por el diario madrileño El País, Abrams reveló que hubo una “conversación preliminar” entre funcionarios de Estados Unidos y España con el objeto de que este país albergue a jerarcas del chavismo.

El representante especial de EEUU para Venezuela afirmó que ni Europa, América Latina, Canadá o Estados Unidos están pensando en una reacción militar. 

Y hace 10 días, opinó que “sería prematuro” pensar en una intervención militar extranjera para provocar la caída del régimen chavista.

“La situación está empeorando en Venezuela cada día pero no creo que en Europa, América latina, Canadá o Estados Unidos estemos pensando en este momento en una reacción militar”, dijo el 4 de este mes a la radio colombiana Caracol.