Guaymallén y sus artistas maestros: un día como hoy nacía Alberto Musso

El 6 de julio de 1939 nacía en la provincia de San Luis el gran artista Alberto Musso. La Municipalidad destaca una vez más la vida y obra de este gran hacedor cultural que eligió al departamento de Guaymallén como su hogar, al cumplirse 83 años de su natalicio.

Musso estudió en la Universidad Nacional de Cuyo, donde egresó como profesor de Bellas Artes en 1962. Una vez recibido, se trasladó a Oberá (Misiones), donde dirigió de 1967 a 1981 el Instituto Superior en Disciplinas Estéticas, integrado fundacionalmente a la Universidad Nacional de Misiones bajo su gestión en 1974. En esa época desarrolló gran parte de su obra.

En 1982 regresó a Mendoza para tomar el cargo de profesor titular en la cátedra de Pintura de la Facultad de Artes de la UNCuyo, función que ejerció hasta su retiro, en 2006. Además de pintor, fue un gran maestro, muy querido por sus discípulos, incansable lector, esmerado traductor de ruso e italiano y poeta.

Desde su llegada a la provincia eligió para vivir el distrito Villa Nueva, de Guaymallén. La casona emblemática que se encontraba en la esquina de la calle Libertad y el carril Godoy Cruz albergó a quien se transformó en uno de los más grandes pintores latinoamericanos, desinteresado de la publicidad mediática, comprometido con su obsesión de ser antes que parecer.

Es autor de innumerables pinturas y dibujos y realizó una gran cantidad de murales y retratos de funcionarios de primera línea. También fue jurado en diversos salones de Mendoza. 

Su obra se distingue por la capacidad para llenar el espacio de vigorosa significación. Aun cuando se trata de cuadros de pequeño formato, da cuenta de una personalidad múltiple con ansias renacentistas. En su temática le interesó tanto la crítica social como la ponderación del héroe; la injusticia y la marginación como el fervor supersticioso; el ídolo popular como los dioses paganos; el descubrimiento científico como la ilustración religiosa; y las alegorías sin moraleja.

Fue un humanista, en el sentido de que todo lo que le concierne al hombre le interesaba. Como maestro, ejerció y ejerce una enorme influencia en diversas generaciones alumnos y en el ámbito cultural de Mendoza.

Sus obras se han exhibido en muestras individuales y colectivas en el país y el exterior, destacándose su retrospectiva “Obra en el tiempo” en el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza (MMAMM), en 1989.

Entre los varios premios y menciones que recibió, en 2007 fue declarado Ciudadano Ilustre de la provincia de San Luis, y en 2008, del departamento de Guaymallén, ambos reconocimientos a una trayectoria de casi medio siglo de entrega al arte como actividad central de su vida.

Musso sabía que las obras de los hombres son perecederas, destructibles, aunque lo sobrevivan, y que de nada valen sin destinatario. Disponía de un andamiaje retórico de altísimo nivel. Especialista en diversas técnicas, nunca quiso salir de la figuración.

Mientras se encontraba expuesta su última muestra en vida en Salas de Arte Libertad, falleció el 15 de junio de 2008. A dos años de su fallecimiento, en la misma sala se llevó a cabo una muestra homenaje a esta gran artista que dejó un gran legado para el arte y la cultura.

Sobre su modo de trabajar, el propio Alberto decía: “Abordo cada cuadro desde un estado difuso y caótico, emocional, que gradualmente va constelando en configuración objetivada. Cada punto del cuadro denota color, relación intrínseca, configuración, acto, pero en uno connota ilusión, ficción, anécdota, símbolo. Lo aleatorio y el feliz accidente intervienen en el proceso de ejecución tanto como los recursos de esa vaguedad inexistente, la academia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.