Hacia el 2023: Irrigación, Aysam y municipios ya planean cómo reducir el excesivo consumo de agua de la población

El Consejo Asesor del Agua para Consumo Humano acordó una agenda de trabajo.

El Consejo Asesor del Agua para el Consumo Humano se reunió en la Sede Central de Irrigación, con la finalidad de acordar acciones para reducir el consumo excesivo de agua de la población y acordar medidas que tengan que ver con la eficiencia.

De la reunión encabezada por el superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, participó el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema; el presidente de Aysam, Alejandro Gallego; el intendente de Tupungato, Gustavo Soto y representantes de los municipios de Luján, Esteban Alassino y del EPAS, Mario Draque, integrantes de este Consejo por ser comunas prestadoras del servicio de agua potable y cloacas.

Marinelli habló sobre el proceso del Plan Maestro del Agua de Mendoza en el que el DGI está trabajando, con la asistencia de la empresa Mekorot de Israel, poniendo énfasis en la etapa de definición de la demanda actual y futura para todos los usos en especial el de abastecimiento poblacional, para lo cual es clave que se cuente con información consolidada. 

Además, el superintendente arrojó datos concretos a partir del pronóstico de escurrimiento, en particular que al consumo humano se destinará para la temporada 22/23 un 37% del volumen total pronosticado para el río Mendoza en 800 hm3. Asimismo, también hubo espacio para referirse al proceso de codificar el Régimen Jurídico del Agua, que está llevando adelante Irrigación.

Luego y partir de la exposición que cada uno de los integrantes de la mesa hizo sobre la situación por la que atraviesa el sector, se ahondó en la necesidad de medición, de que el precio de las tarifas de señales de la situación crítica generada por la sequía, la problemática del arbolado público, y del uso de aguas grises para el riego de jardines, entre otros temas.

Por lo tanto se estableció:

 1. Individualizar y priorizar los temas comunes referidos a la demanda de agua potable y saneamiento de la Provincia de Mendoza en general y de la cuenca del Río Mendoza en particular.

2. Acordar criterios comunes para enfrentar la problemática de la demanda actual y futura de agua para consumo humano.

3. Elaborar para el mes de marzo de 2023, un detalle de información consolidada sobre la demanda efectiva de agua, superficial y subterránea, para consumo humano de cada operador tanto respecto de la cantidad como de calidad.

4. Suscribir, en el primer trimestre del 2023, convenios específicos donde cada operador comprometerá un plan de inversiones para avanzar en la macro y micro medición y la reducción de pérdidas y de consumo de agua superficial y subterránea. En  función del nivel de cumplimiento de dicho plan el DGI incrementará, o no, el coeficiente de cobro del agua cruda.  El EPAS será el encargado de controlar dicho nivel de cumplimento.

5. Definir criterios para la futura implementación de tarifación volumétrica que permita valorar económicamente el agua y castigar el consumo excesivo.

6. Evaluar proponer un proyecto de legislación mediante la cual los incrementos del agua cruda se puedan trasladar automáticamente a la tarifa.

7. Continuar y coordinar con programas y campañas de concientización del uso responsable del agua. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *