Todo comenzó minutos después de la medianoche, cuando los hombres se juntaron a tomar vino en una vivienda ubicada en la calle Esquel al 3000, barrio de Abel Amaya.

Luego de haber compartido la bebida, el dueño de la casa se recostó sobre un sillón y se quedó dormido. Situación que aprovechó el depravado para manosear a la mujer.

Según informaron fuentes policiales, el hombre se despertó en el momento en que la visita manoseaba por la fuerza a su pareja y por ello comenzó a golpearlo, luego lo desnudó, y como castigo, lo obligó a colocarse una tanga.

En el momento en que los policías llegaron a la casa, el sujeto se encontraba desnudo e inconsciente. Por tal motivo fue trasladado a un nosocomio local con heridas en todo su cuerpo. En tanto, la mujer fue llevada a la Comisaría de la Mujer para radicar la denuncia formal.