Hernán Piquín fue víctima de una entradera al regreso de la gala de Showmatch

El bailarín fue protagonista de un episodio de inseguridad en la madrugada del miércoles al llegar a su casa en el barrio privado La Lonja de Pilar.

 

El bailarín Hernán Piquín fue víctima de una entradera en la madrugada del miércoles cuando llegaba a su casa luego de participar en la gala de Showmatch.

Cuando se disponía a entrar en su vehículo notó que los guardias que se encontraban en la garita de seguridad no eran los de todas las noches y eso llamó su atención.

Al avanzar unos metros con su auto notó que otro vehículo lo seguía y sospechó que se trataba de un robo por lo que aceleró y comenzó a tocar bocina y a gritar“hay chorros en el barrio” para alertar a sus vecinos. Los delincuentes comenzaron a disparar y durante el escape, el bailarín, chocó pero afortunadamente salió ileso.

“A la noche cuando estaba volviendo del Bailando, llegó a mi casa y cuando me abren el portón desde la garita de seguridad había una persona que no conocía”, relató en diálogo con TN.

“Di vuelta el auto y empecé  a tocar bocina y a gritar ‘hay chorros en el barrio’. Me dispararon, pero gracias a Dios no pasó nada. En ese momento aceleré y me llevé por delante la zanja. Ahí bajé corriendo hasta que un vecino me abrió su ventana y me quedé con él. Al rato en el chat del barrio, dijeron que ya se habían ido. Los guardias habían quedado atados en la garita”.

“Apenas vi movimientos raros, pensé, ‘cagamos’. Una locura, diez disparos… por suerte no me pasó nada”, detalló.

Sobre su salud informó que “me golpeé un poco, tengo un hematoma en el traste, no sé si me habré fracturado, pero ahora me voy a la clínica a hacerme una placa”.

Según pudo saber más tarde, a los guardias de seguridad los increparon pidiéndoles que les dijeran quiénes en el barrio tenían más plata. Además, cortaron los cables de varias de las cámaras de seguridad del lugar.

“Hice lo primero que me salió, soy justiciero. No quería chocarlos a ellos, sino que quería alertar a los vecinos para que se fueran. Después me agradeció la gente, pero soy así”, contó Piquín sobre su reacción.

“Es muy loco que tengan ese coraje de disparar a sangre fría. Si los encuentran espero que paguen. No está bueno perder la vida por una pelotudez. No es algo que vos buscás”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *