Hidráulica limpia nuevamente el canal Papagallos

La basura arrojada de manera intencional en el cauce,  que pasa por los barrios Olivares, Flores, Santa Rita, San Martín y Cano, impide el escurrimiento del agua de lluvia y genera importantes inconvenientes.

Los canales y acequias que forman parte de la red aluvional del Gran Mendoza pierden su objetivo de drenaje cuando comienzan a disminuir su capacidad de conducir el agua de las tormentas, al ser obstruidos por los residuos sólidos urbanos que se arrojan en su interior.

Por este motivo, una de las tareas que lleva adelante el personal de la Dirección de Hidráulica es el mantenimiento, desmalezado y control de erosión de la red aluvional de la provincia. En este caso se trata del canal Papagallos, que al pasar por una zona urbana es obstruido por la acción desaprensiva de la población, que arroja todo tipo de basura domiciliaria y genera así no sólo su obstrucción sino que también convierte la zona en potencial foco de infecciones. Más de 500 camiones repletos de escombros y residuos urbanos fueron retirados de los 2.800 metros de extensión que posee el cauce.

David Cangialosi, director de Hidráulica, explicó que las cuadrillas de operarios salen diariamente a concretar tareas de desmalezado, desembanque y mantenimiento de cauces aluvionales. “Son operaciones de rutina que se realizan con personal de la dirección y con presupuesto propio. Estas actividades, además de los trabajos de mantenimiento y auscultación de presas y de estudios de zonificación de riesgo de cauces, son parte de la planificación laboral cotidiana que llevamos adelante desde esta dependencia”, dijo Cangialosi.

Desde la Dirección de Hidráulica solicitan a la población no arrojar residuos ni escombros y cooperar con el mantenimiento de la limpieza de los cauces.

Usos y recomendaciones

El cuidado de los cauces aluvionales secos es fundamental para el saneamiento y armonía tanto de la población como para el buen funcionamiento de canales de riego, colectores aluvionales y acequias para regado de la arboleda pública. Por esto, se solicita a la población no utilizar estos lugares como vaciaderos, ni dejar residuos en las calles, ya que después de una tormenta, la basura va a parar a los canales, tapa las alcantarillas y se generan inundaciones no previstas. Por ello se recomienda:

–No afectar cauces, colectores, cunetas u otras obras hidráulicas.

–Mantener cauces limpios de basuras y escombros.

–Mantener distancia de los cauces ante la proximidad de las tormentas.

–Acampar lejos de cauces, zonas de seguridad de presas, como vertederos o zonas bajas propensas a inundaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *