Karina Lescano de Franceso, titular el Juzgado Civil en Familia de la I° Nominación, fue quien dio la autorización de este caso sin precedentes: “Es el resultado de un proceso de reflexión libre, consciente e informado, adoptado con un dimensionamiento realista de la práctica médica a la que se sometería y de los alcances legales de gestar para su hermana y su cuñado”, explicó sobre su decisión.

En sus fundamentos, la Justicia explicó que “la voluntad procreacional es un derecho humano que se proyecta en toda clase de relación sin que el Estado pueda realizar intervenciones que impliquen obstáculos a su ejercicio”.

El empleo de la gestación por sustitución ordenada por la Justicia implicará declarar como excepción la inconstitucionalidad e inconvencionalidad del artículo 562 del Código Civil y Comercial, que indica que “los nacidos por las técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz”.

Además, esta práctica otorgará licencias laborales para las tres personas involucradas. Es decir, lógicamente para la mujer gestante y también para el matrimonio que criará al bebé.