Animalistas registraron en ese documento gráfico la forma en que el vehículo y su carga se encontraban detenidos cerca de la ciudad de Hue, en Vietnam. Algunos de los canes llevaban collares y eso sugiere que podrían haber sido robados de diferentes hogares.

La australiana Michele Brown, directora ejecutiva de la organización benéfica Fight Dog Meat, declaró que era probable que los cuadrúpedos fueran alimentados a la fuerza antes de ser golpeados y hervidos vivos, debido a que algunos creen que su carne se vuelve más deliciosa a medida que aumenta su sufrimiento, según informó el portal RT Actualidad.

Cuando la persona que grababa las imágenes, preguntó al conductor adónde se dirigía, el chofer respondió “cho thịt”, que en vietnamita significa “para la carne“.

Esa polémica práctica en este país asiático provocó una movilización cada vez mayor de los animalistas, que luchan contra el consumo de carne de perro y también exigen a las autoridades locales que acaben con la crueldad contra los animales.

Se estima que en Vietnam se comen alrededor de cinco millones de perros cada año. Sin embargo, resulta poco habitual grabar estos traslados porque los camiones de transporte suelen circular de noche.