Hospital Notti: Psicopedagogas participan en la compilación y redacción de un libro

El 11 de noviembre, en el marco de las XVIII Jornadas de la Red Nacional de Psicopedagogía Garrahan-Provincias en el Hospital Arturo Oñativia de la provincia de Buenos Aires, se presentó el libro Psicopedagogía, cambios y permanencias. La obra reúne trabajos seleccionados de diversas jornadas de formación en la temática llevadas a cabo en las provincias de Mendoza, Córdoba y CABA.

Las licenciadas en psicopedagogía María Gabriela Molina y María Victoria Arias, integrantes del Consultorio de Neurodesarrollo, coordinado por Laura Racioppi, participaron como compiladoras locales junto a Karina Abraldes, coordinadora del Área de Psicopedagogía del Servicio de Neurodesarrollo del Hospital Garraham. Además, son autoras de varios capítulos y estuvieron en la presentación oficial del libro de manera presencial como en línea, el viernes 11 de noviembre.

“La invitación a trabajar en él comenzó a gestarse en 2015, luego de las Jornadas de Psicopedagogía Garrahan-Provincias, cuya sede fue nuestro hospital. En una reunión cerrada, quien en ese momento era la coordinadora de área de psicopedagogía del Servicio de Clínicas Interdisciplinarias del Garraham, Liliana Bin, nos ofreció hacernos cargo de esta compilación y nosotras aceptamos. Es así como hoy se ve materializado el trabajo en equipo en este libro que incluye a 42 autores”, comentó Arias.

La compilación se distribuye en cinco ejes temáticos, de los cuales se despliegan 21 capítulos en general. Se incluye el marco legal de las incumbencias profesionales, la historia y el alcance de los mismos/as en los diferentes ámbitos de Salud, Educación e Investigación. También, se describe un marco teórico sobre los trastornos del neurodesarrollo.

“Específicamente, nosotras tuvimos intervención en la redacción de tres capítulos; dos de ellos dentro del Eje II, Psicopedagogía y Trastornos del Neurodesarrollo”, comentó Molina. “Es importante considerar -agregó- que el primero es coordinado por Racioppi y desarrollado también por nuestras compañeras de equipo Eugenia Basco, Norma Calastro y Sandra Flores. Implica el marco teórico de los trastornos del neurodesarrollo (TND), con una breve revisión bibliográfica sobre los mismos, y el auge de las neurociencias en las últimas dos décadas. También se nombran los manuales actuales para la clasificación de los TND, como el DSM V y la CIE 11. Este capítulo está basado en las corrientes teóricas y en la mirada que el equipo hospitalario tiene cuando aborda un caso o paciente”, realza la psicopedagoga.

“Por mi parte -continuó Molina-, desarrollé el capítulo 4, al que llamé ‘El trabajo transdisciplinario en los trastornos del neurodesarrollo’, porque me inspiré en el trabajo que se realiza diariamente en el consultorio, donde tanto la multidisciplina y la interdisciplina se ponen en juego. Sin embargo, a través del transcurso de los años y de la experiencia, las integrantes del equipo comenzamos a construir y articular una nueva forma de diagnosticar y tratar al paciente, donde el concepto de la transdiciplina es una novedad”.  

Si bien este trabajo está dirigido principalmente a psicopedagogos, haciendo visible casos específicos de intervenciones en el ámbito de la salud, educación e investigación, también pretende llegar a captar el interés de pediatras generalistas, pediatras especializados en desarrollo como de cualquier especialista que trabaje con trastornos del neurodesarrollo, ya que en este compendio se ve reflejado lo pragmático y lo teórico. Sin embargo, también es útil para otros ámbitos profesionales interesados en la temática, ya que acerca a los lectores a las dificultades del aprendizaje y a los trastornos del desarrollo desde una perspectiva de trabajo multidisciplinario, interdisciplinario, transdisciplinario, diagnóstico y tratamiento.

“Este concepto de transdiciplinariedad, donde el conocimiento trasciende lo específico de nuestra profesión, nos manifiesta que nuestra mirada debe ser más amplia, no solo desde lo neurológico sino otros aspectos, como lo afectivo, lo dinámico, lo vincular y lo social, que pueden estar afectando también al paciente”, afirmó Molina.

Finalmente, el capítulo 12, “La inclusión de la psicopedagogía en el Hospital Pediátrico Dr. H Notti”, fue escrito por ambas profesionales. En él se cuenta la historia de cómo se forma el Consultorio de Neurodesarrollo, el trabajo que realizan  interdisciplinariamente y, en lo específico, como psicopedagogas, en la realización de diagnósticos y asesoramiento.

Desde la praxis: Consultorio de Neurodesarrollo

La inserción de dos profesionales de psicopedagogía por primera vez en el Hospital Notti fue hace aproximadamente 20 años, en el Servicio de Neurología. Aportó, gracias a dos tesinas de licenciatura, conocimientos novedosos sobre la epilepsia. Sin embargo, la continuidad no fue posible por disposiciones del servicio y del hospital en general.

“Varios años después y mientras cursaba la cátedra de Prácticas en Psicopedagogía, debía elegir una institución para realizar un proyecto que contribuye a la misma. Por ello, no dudé ni un momento en realizarla en este hospital. Sentía un gran interés en que la psicopedagogía se incluyera en un hospital pediátrico. Me contacte con el Servicio de Mediano Riesgo, que eran pediatras que se dedicaban a atender varias patologías, entre ellas las dificultades de aprendizaje y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad”, comentó Gabriela.

El Servicio de Mediano Riesgo funciona en la Isla 4. En ese entonces, los pediatras que trabajaban eran Raúl Costa, Oscar Toledano, Sandra Flores, Norma Calastro y Laura Racioppi. Actualmente, ambos doctores están retirados de la actividad hospitalaria. Sin embargo, estos cinco fueron los primeros interesados en ver y entender que los pacientes que recibían con dificultades en el aprendizaje, sobre todo derivados del Servicio de Neurología, debían ser atendidos de forma interdisciplinaria.

El rol del pediatra de mediano riesgo en un hospital de tercer nivel de complejidad es actuar como médico de cabecera. Es decir, atender patologías que necesitan estudios de otras especialidades, como por ejemplo Servicio de Cardiología, Oftalmología, Genética, ORL, Crecimiento y Desarrollo, etcétera, y, así, llegar a un diagnóstico preciso y/o realizar tratamientos y seguimientos.

Los inicios concretos del Consultorio de Trastornos de Aprendizaje, hoy llamado Consultorio de Neurodesarrollo, fueron a partir de un acuerdo intrahospitalario entre los servicios de Neurología y Mediano Riesgo. Racioppi, quien en ese entonces se encontraba realizando su especialización en psiquiatría infanto-juvenil, se hace cargo como coordinadora. Así, se conforma un equipo que incluía la mirada multidisciplinaria e interdisciplinaria. Aquí, Molina es invitada a formar parte y elabora su tesina de licenciatura denominada “La inclusión del profesional de psicopedgaogía en un hospital pediátrico”, trabajando ad honorem durante dos años aproximadamente. Luego, cuando el equipo se consolida, ingresan Victoria Arias, Eugenia Basco y Silvia Vizcaíno. Los TND que en ese momento se observaban y en la actualidad también son trastornos específicos del aprendizaje (dislexia, discalculia, disgrafía); trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad e impulsividad; Discapacidad intelectual; retraso global del desarrollo, trastornos del desarrollo del lenguaje y trastornos del espectro del autismo, y sus comorbilidades.

Arias recuerda: “Una vez que empezamos a trabajar en equipo, vimos la necesidad de salir del ámbito hospitalario con la finalidad de saber y conocer cómo estaban trabajando en otros efectores. Fue así como nos contactamos el Hospital Garrahan, donde funcionaba el Servicio de Clínicas Interdisciplinarias. Esto nos dio la posibilidad de firmar un convenio interinstitucional de formación continua que nos facultaba a formar parte de la Red Nacional de Psicopedagogía Garrahan-Provincias, lo cual implicaba que podíamos capacitarnos y rotar en el Garrahan”.

Fue en el marco de este convenio que el Consultorio de Neurodesarrollo pudo realizar, en 2014 y luego en 2015, las Jornadas de Psicopedagogía con expositores de nuestro hospital y externos. Toda esa experiencia llevó a estas especialistas a trabajar en redes de georreferencias provinciales ayudando así a que el proceso de recepción y diagnóstico de los pacientes fuese más ordenado, teniendo en cuenta que esta red de trabajo ayuda a derivar al infante donde se considere prioritario.

“La dinámica de atención brevemente explicada es la siguiente. El paciente ingresa por consultorio de admisión/orientador, donde se le piden una serie de requisitos, se realiza la historia clínica y se arriba a un diagnóstico presuntivo. En caso de que no tenga o no pueda acceder a una evaluación psicopedagógica, se le realiza en el hospital. Luego, el paciente regresa a lo que llamamos consultorio de revisión, donde se observan los informes de lo solicitado en la instancia anterior, se hacen las derivaciones a gestores de la periferia para su tratamiento, y/o se repite algún estudio y se reevalúa. Ambas especialistas de psicopedagogía hospitalaria evalúan todos los trastornos del neurodesarrollo, con la práctica y experiencia clínica de varios años como técnicas y con test especializados, recurriendo siempre a la visión conjunta del equipo”, comentaron las especialistas. 

Se puede acceder al libro a través del siguiente enlace: https://www.instagram.com/p/Ckgk5JavtXm/?igshid=MDJmNzVkMjY%3D

GALERÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *