Era vicepresidente del movimiento estudiantil de su colegio.

Identificaron los restos de un joven que estaban enterrados en Empedrado, Corrientes. Según informó el Equipo Argentino de Antropología Forense, pertenecen a un misionero que desapareció cuando tenía 24 años durante la época de la última dictadura.

Los resultados de los análisis realizados a los restos hallados en 2014 corresponden a Carlos Enrique Tereszecuk, un estudiante misionero que estudió Filosofía y Teología en Córdoba, regresó a su ciudad natal y al ser elegido como vicepresidente del movimiento estudiantil de su escuela de Servicio Social, debió esconderse y trasladarse a Chaco.

El joven fue visto con vida por última vez en Resistencia por sobrevivientes de la Masacre de Margarita Belén.