Afiliados al gremio de los Camioneros protagonizaron hoy un violento incidente en la previa del acto central de la CGT en Plaza de Mayo. Pasadas las 13:30, se registró una serie de agresiones por la logística y los lugares a ocupar durante el discurso oficial, que estará a cargo de Juan Carlos Schmid, según informaron fuentes sindicales.

Entre otros elementos, fueron arrojados entre ambos bandos maderas, botellas, piedras, redoblantes y hasta las cruces en homenaje a los combatientes caídos en la guerra de Malvinas, dispuestas sobre Plaza de Mayo. Los incidentes duraron al menos cinco minutos, hasta que un grupo de afiliados a la UOCRA intercedió para evitar más desmanes.

En medio de rumores por la división interna, la CGT convocó a protestar contra las políticas económicas del Gobierno y en reclamo de la Ley de Emergecia Social, en una jornada de movilizaciones que comenzó temprano, apenas pasadas las 7.

Antes del discurso oficial de Sschmid, uno de los referentes de Camioneros, Pablo Moyano, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mantuvieron un cruce por el impacto político de la medida de fuerza. En este sentido, el gremialista consideró como una “provocación” que el funcionario haya considerado que la marcha de la central obrera tiene un “tufillo político”, y advirtió que la entidad sindical le va a contestar esta tarde con “una Plaza de Mayo repleta”.

“Un poco de soberbia hay (en el Gobierno), al no atender a la CGT, deslegitimar la marcha, decir ‘tufillo’, no sé qué quiere decir, político, que no es necesario; es una campaña contra los reclamos legítimos”, cuestionó Moyano, y en diálogo con Viviana Canosa en Radio Belgrano añadió: “Suma más a la provocación que a tratar de llamar luego de la marcha a una mesa de diálogo”.