La liga de fútbol femenino en Córdoba se volvió a teñir de violencia este fin de semana, pero esta vez dentro del campo de juego por el duro enfrentamiento entre jugadoras de Universitario y Libertad.

En medio de un partido muy disputado, con infracciones fuertes de los dos lados, sobre el final cobraron un penal a favor de Universitario que decretó 2 a 1 y en ese instante comenzaron una serie de hechos bochornosos.

Un penal polémico arruinó un partidazo entre Universitario y Libertad.

La determinación del árbitro, generó que el director técnico y una jugadora de Libertad, protestaran en exceso y vieran la tarjeta roja.

Poco después, una jugadora de la “U” se acercó a la valla para discutir con los que estaban en la tribuna, y enseguida las integrantes de la visita la acorralaron contra la arco junto a otras jugadoras de su equipo, que acudieron a su rescate.

El comienzo de la barbarie. La agresión que comenzó con la batalla campal.

En ese momento, comenzó una batalla en el que volaron golpes de todo tipo y en varias direcciones.

Como resultado de esta pelea, cuatro jugadoras de la U recibieron fuertes golpes y tuvieron que ser asistidas.

Las jugadoras de la U subieron a las redes sociales imágenes de cómo quedaron tras los golpes.

Tres de ellas fueron hospitalizadas con traumatismos múltiples y con cortes en el rostro, denunció el club, que ha publicado en su página de Facebook el video del suceso para que se vea “bien claro quiénes son los que actuaron con terrible violencia, con saña, sin importarles nada ni nadie”.

Con la boca rota y lesiones en su nariz, producto de la batalla campal.