Una pareja fue detenida en Reino Unido por la muerte de su pequeña hija, quien fue encontrada sin vida en una cama con rejas. En las últimas horas salieron a la luz mensajes de texto que se mandaban los padres revelando el horror que vivió la nena.

Lauren Coyle y Reece Hitchcott están acusados por el crimen de su beba de 19 meses, Ellie-May, a quien dejaron morir en una cama que habían convertido en jaula con barrotes eléctricos. La beba fue encontrada atada a su cama con sogas alrededor de sus piernas y pecho.

“Estresada con Ellie. Me mordió así que la puse en su cuarto. Está golpeando su cabeza en la pared. La golpeé mucho también”, escribió la mujer y su marido le contestó: “Cuando llegue a casa lo arreglo. La pondré en su cuarto”.

 

Otro de los mensajes de la madre decía: “Ellie está jugando de nuevo, la metí en su cuarto”. Y el hombre respondió: “Se portará bien cuando llegue a casa, jaja”. En otro texto, Lauren contó que estaba “tan estresada” que quería tirarse abajo de un tren.

El jurado los encontró culpables de la muerte de su pequeña y de crueldad infantil. La autopsia reveló que la menor fue hallada boca abajo y con hipertermia, es decir la exposición prolongada a temperaturas cálidas y humedad.