Los números de la peor catástrofe natural de CaliforniaEstados Unidos, cambian con el correr de las horas. La cifra de muertos se engrosa al tiempo que también lo hace la de desaparecidos.

En el último recuento de las autoridades, la cifra total de fallecidos en el llamado “Camp Fire”, el más mortífero de la historia del estado, sube a 66, mientras que los desaparecidos ya superan los 600.

Esta última lista tenía 130 nombres el jueves por la mañana cuando el sheriff del condado, Kory Honea, dio esa cifra. Sin embargo, por la tarde de ese mismo día, la lista se multiplicó hasta las 631 personas.

La mayoría de los desaparecidos, que tiene más de 60 años, reside en la población de Paradise, de 27.000 habitantes y que fue completamente consumida por las llamas.

Es incansable el trabajo de los bomberos en los distintos focos.

La localidad se encuentra en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, con un clima seco y soleado que en el último medio siglo atrajo a muchos jubilados, lo que hizo que la población se triplicase en 50 años.

El incendio del norte de California quemó un total de 10.321 edificios, 8.650 de ellos hogares particulares, y arrasado 55.846 hectáreas, y los bomberos lograron contenerlo en apenas un 35%.

El gobernador de California, Jerry Brown, y el secretario de Interior estadounidense, Ryan Zinke, visitaron la zona afectada y prometieron auxilio estatal y federal para ayudar en las tareas de recuperación.

En paralelo, la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles informó del hallazgo de otro cuerpo, lo que aumenta a tres los muertos por el incendio que afecta, entre otras, las poblaciones de Malibú y Calabasas, en el sur de California.

Fuente: Télam