En una actitud y posición sencillamente persecutoria, tres gendarmes se aproximaron a un músico, artista callejero, qu eestaba interpretando jazz en una estación de tren. “No me dejaron tocar”, dijo el músico. “En la dictadura pasó lo mismo, obedecían órdenes, y estamos ahí nomás”, reflexionó.

En ese momento, transeúntes filmaron la dantesca escena, donde tres gendarmes, claramente en actitud intimidatoria, rodearon al músico, quien no tvo más remedio que guardar su instrumento y marcharse.
Mirá las vergonzosas imágenes.