Infraestructura ayudará a las empresas a paliar la inflación en las certificaciones provisorias de las obras

Esta modificación se formalizó luego de un trabajo en conjunto con el Ministerio de Economía, y tras varias reuniones con las distintas cámaras de la construcción. El objetivo es que se paguen, mensualmente, redeterminaciones de precios de hasta 15 ítems. Está previsto que su aplicación se extienda, en una primera instancia, desde diciembre de 2022 hasta junio de 2023.

El Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública decidió acortar el plazo de cálculo de redetermianciones de precios a las empresas constructoras que estén a cargo de obras públicas en cualquier rincón de la provincia. Esto, con el objetivo de acompañar a las firmas para paliar los efectos adversos de la inflación y que las intervenciones no sufran demoras de ejecución, al menos por cuestiones de solvencia económica.

Este cambio en la metodología del cálculo de las redetermianciones de los certificados es el resultado de un trabajo en conjunto con el Ministerio de Economía, a través de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) y de varias reuniones mantenidas con las diferentes cámaras de la construcción de Mendoza, quienes venían expresando su preocupación por las variaciones de costos que se producían mensualmente en los materiales.

Sucede que, hasta la actualidad, los pagos de las redeterminaciones de los certificados emitidos por las contratistas demoraban entre 45 y 60 días en concretarse. Y en este sentido, la modificación que impulsa la resolución 546/2022 del Ministerio de Infraestructura (que está rubricada por los ministros Mario Isgro y Enrique Vaquié) reducirá el tiempo de cobro para las firmas que abordan las distintas obras.

Puntualmente, se hará el pago de una certificación provisoria de manera más cercana a la realización del trabajo, basado en un listado acotado de hasta 15 ítems (y no de los 300 que abarcan la certificación definitiva) que procesará y publicará la DEIE todos los días 15 de cada mes. Así, las empresas constructoras podrán “compensar” todos los meses las variaciones de precios que sufren los materiales a causa de la inflación, hasta que se realice la planilla completa de redeterminaciones una vez concluida la obra.

“Se trata de una nueva metodología de cálculo de variaciones de precio que hemos resuelto implementar para que los contratistas no sientan tanto el impacto de la inflación en sus costos. Será como una prueba piloto que se extenderá desde diciembre de 2022 hasta junio de 2023. Y si obtenemos buenos resultados, está previsto continuarla en el tiempo. Nos hemos hecho conscientes de la preocupación de las empresas, y de esta manera esperamos darles una mayor continuidad a las obras”, señaló el ministro Isgro.

Uno de los beneficios que traerá consigo la aplicación de este nuevo sistema de cálculo provisorio de redeterminaciones es que, además de acompañar a las constructoras para paliar los efectos inflacionarios, permitirá al Estado seguir garantizando el cuidado los fondos públicos por el tiempo que se extiendan las obras. Esto posibilitará, asimismo, ir eliminando aquellos ítems que estén fuera de uso en la actualidad o hayan quedado obsoletos, para lograr una importante disminución de los materiales a relevar por parte de la DEIE, y agilizar así la confección de la planilla de certificación definitiva de cada intervención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *