Los cinco sevillanos, de entre 27 y 29 años, alardearon de sus acciones: en su grupo de WhatsApp en el que se hacían llamar “La manada”, compartieron un video de los hechos grabado por ellos mismos. Unas imágenes que se tornaron clave en el juicio.

La sentencia del tribunal de Navarra (norte) de este jueves era esperada con mucha expectación en España, a menos de dos meses de una “huelga general feminista” sin precedentes y enormes manifestaciones el 8 de marzo.

Pero el fallo del tribunal que condenó a 9 años de prisión a los cinco hombres por abuso sexual pero no por violación, suscitó indignación.

Frente al tribunal en Pamplona, manifestantes gritaban “no es abuso, es violación”,mientras en Twitter se volvía tendencia el lema #YoSíTeCreo, en apoyo a la joven víctima de 18 años.

En la lectura de la sentencia transmitida en vivo por televisión, el tribunal halló a los hombres culpables del “delito continuado de abuso sexual”, pero descartó el de violación, que presupone violencia e intimidación contra la víctima, algo que los jueces no observaron.

La pena es bastante inferior a la solicitada por la fiscalía, de 22 años y 10 meses de prisión para cada uno e indemnización de 100.000 euros.

Una manifestación de protesta fue convocada para la noche de este jueves en Madrid, así como otra en Barcelona, donde la alcaldesa de izquierdas Ada Colau escribió en Twitter a la víctima: “me indigna que tras la violencia de una violación múltiple debas sufrir la violencia de una justicia patriarcal”.

Ada Colau

@AdaColau

Hermana , y me indigna que tras la violencia de una violación múltiple debas sufrir la violencia de una
No estás sola, hoy seremos miles tomando las calles y uniendo nuestra voz a la tuya.

“Ella dijo NO. Te creímos y te seguimos creyendo. Si lo que hizo ’La Manada’ no fue violencia en grupo contra una mujer indefensa, ¿qué entendemos entonces por violación?”, preguntó en Twitter Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista, el principal de oposición.

Pedro Sánchez

@sanchezcastejon

Ella dijo NO. Te creímos y te seguimos creyendo. Si lo que hizo no fue violencia en grupo contra una mujer indefensa, ¿qué entendemos entonces por violación?

Ocurridos en julio de 2016 durante los populares Sanfermines en Pamplona, los hechos desembocaron en el muy mediatizado y llamado “juicio del año” en España.

La joven madrileña explicó que bebió sangría, bailado y festejado con amigos. Luego, encontrándose sola en un banco, fue abordada por uno de los hombres, quien le habló de fútbol y tatuajes. Luego besó a otro del grupo y se fue con ellos sin pensar “que iba a suceder lo que sucedió”.

“Cuando ya me vi rodeada (…) no sabía como reaccionar y no reaccioné, reaccioné sometiéndome”, resumió la joven durante el juicio.

Los sospechosos fueron detenidos al día siguiente de los hechos y mantenidos desde entonces en prisión preventiva.

Uno es miembro de la Guardia Civil -actualmente suspendido- y otro era militar. Varios de ellos eran ultras del Sevilla FC.

Su defensa pidió su absolución alegando que la joven consintió ya que aparentemente nunca dice “no” en las imágenes del video grabado.

Ese razonamiento suscitó una ola de rechazo en las calles y en redes sociales en España, cuando nació el lema “Yo sí te creo”. 

La fiscal rechazó los argumentos de la defensa afirmando que la joven nunca había tenido sexo en grupo y que conoció a sus agresores siete minutos antes de la “violación”. 

La escritora española Lucía Etxebarría recordó que hace diez años, en los Sanfermines, una estudiante de 20 años fue asesinada en Pamplona porque se resistió a una violación. “El mensaje: si te resistes, te matan. El mensaje de hoy: si no te resistes no te creemos”, señaló en Twitter.

Lucia Etxebarria@LaEtxebarria

Nagore asesinada a golpes, porque se resistió a una violación en San Fermín, su cuerpo tirado a un barranco, su asesino libre. Y resulta que si no te resistes no es violación.
El año que viene ni una mujer en San Fermín.

Sin embargo España es un país pionero en el combate contra el maltrato a las mujeres, con una ley específica aprobada en 2004.