Irán: la policía promete una firme represión de las protestas por la muerte de Mahsa Amini

 DOCE DÍAS DE MANIFESTACIONES

Así lo anunció el abogado de la familia de Mahsa Amini, cuya muerte tras ser detenida por la policía por llevar mal puesto el velo islámico provocó la ola de protestas en la república islámica.

Foto AFP
Foto AFP

La Policía de Irán advirtió este miércoles que reprimirá «con todas sus fuerzas» a los manifestantes que llevan 12 días protestando por la muerte de una joven detenida por la policía de la moral por llevar mal puesto el velo islámico.

«Hoy, los enemigos de la República Islámica de Irán y algunos alborotadores pretenden perturbar el orden y la seguridad de la nación utilizando cualquier pretexto», declaró el mando policial en un comunicado.

«Los agentes se opondrán con todas sus fuerzas a las conspiraciones de los contrarrevolucionarios y a los elementos hostiles y actuarán con firmeza contra los que alteren el orden público y la seguridad», añadió, según informó la agencia de noticias iraní IRNA.

Las protestas, que se repiten cada noche, empezaron el 16 de septiembre cuando Mahsa Amini, una joven iraní de 22 años, murió en el hospital, tres días después de haber sido detenida en Teherán por no respetar el código de vestimenta islámico.

La denuncia de la familia

La familia y organizaciones de derechos humanos acusan a la fuerza policial de ser responsable de su muerte, pero las autoridades señalaron que Amini sufrió «un problema cardíaco» y que no hubo «contacto físico» entre los efectivos y la mujer.

Sin embargo, el padre negó que su hija tuviese problemas de salud previos y su primo afirmó a la agencia de noticias AFP que Amini murió tras un «violento golpe en la cabeza» recibido por la policía el día de su detención.

Ante estas sospechas, los padres presentaron una querella contra los agentes que la arrestaron y aquellos que hablaron con ella mientras estuvo en la comisaría, indicó el abogado de la familia, citado por la agencia ISNA.

«Hemos pedido al jefe de la fiscalía y al juez de instrucción que investiguen en detalle la forma en que se desarrolló la detención hasta el traslado de Mahsa al hospital», explicó el letrado Saleh Nikbakht, que pidió a las autoridades «todos los videos y fotografías» disponibles.

El jefe de la fiscalía «prometió que el caso se tratará minuciosamente y que se tomarán en cuenta todos los pedidos», precisó.

Foto AFP
Foto AFP

Muertos y detenidos en las protestas

Según un último balance dado este martes por la agencia de noticias semioficial FARS, unas 60 personas murieron desde el 16 de septiembre en protestas por Amini, una joven de origen kurdo.

Sin embargo, Iran Human Rights, una ONG de iraníes en el exilio con sede en Oslo, eleva a 76 la cifra de muertos en las manifestaciones.

La Policía informó de la muerte de 10 agentes, pero no está claro si están entre los 60 muertos.

Las autoridades también informaron de la detención de más de 1.200 manifestantes desde el 16 de septiembre, mientras que organizaciones de derechos humanos denunciaron el arresto de militantes, abogados y periodistas.

Según la agencia de prensa iraní Tasnim, Faeze Hashemi, hija del expresidente iraní Akbar Hashemí Rafsanyaní (1989-1997), fue detenida en Teherán por «incitar a los alborotadores a manifestarse».

Las autoridades de la república islámica tildaron a las manifestaciones de actos de «grupos separatistas» y el fruto de «complots extranjeros», y señalaron al respecto a Estados Unidos.

Solidaridad

En medio de este contexto, Irán bombardeó en el Kurdistán iraquí a grupos armados de la oposición kurda iraní, lo que dejo al menos nueve muertos y unos 30 heridos, según denunciaron las autoridades locales.

En consecuencia, Bagdad convocó al embajador de Irán para transmitirle su protesta.

También España convocó este miércoles al embajador iraní en Madrid «para expresar su protesta por la represión de las manifestaciones y vulnerar los derechos de las mujeres», según señalaron fuentes diplomáticas.

En tanto, manifestaciones de solidaridad con las iraníes se han multiplicado en Europa, América y partes de Medio Oriente. En una ciudad predominantemente kurda en Siria, miles de mujeres salieron a las calles el lunes con carteles con la foto de Amini.

Amnistía Internacional pidió una acción internacional urgente para garantizar que se deslinden responsabilidades por la muerte de la joven.

La organización de derechos humanos dijo que el caso «debe ser investigado de manera independiente, imparcial y efectiva y los sospechosos de responsabilidad llevados ante la justicia en juicios justos».

También el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió una investigación independiente para abordar «la crisis de impunidad que prevalece en Irán».

Para los dirigentes iraníes, los manifestantes son «alborotadores».

En los últimos días, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, pidió a las fuerzas del orden que actuaran «firmemente contra quienes atentan contra la seguridad del país y del pueblo».

El jefe del poder judicial, Gholamhossein Mohseni Ejei, excluyó toda «indulgencia» contra los instigadores de los «disturbios».

Para limitar las protestas, las autoridades bloquearon el acceso a Instagram y WhatsApp en el país, que también experimenta perturbaciones en la conexión a internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *