El diputado nacional de Unidad Ciudadana Axel Kicillof se reunió este jueves con la delegación enviada por el Fondo Monetario Internacional y justificó que mantuvo ese encuentro porque el organismo, dijo, “tiene un papel central en la economía argentina” por “el acuerdo firmado por (el presidente Mauricio) Macri”.

Los enviados del  FMI están realizando reuniones con dirigentes de la oposición ante las próximas elecciones presidenciales, y por eso Kicillof aceptó reunirse con Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne a pesar de que el kirchnerismo se expresó en contra del acuerdo que firmó el Gobierno con ese organismo internacional de crédito.

Tras el encuentro, el ex ministro de Economía kirchnerista sostuvo que “el principal interés -de la reunión- era escucharlos”, porque “tienen un papel central en la economía argentina”, ya que “el acuerdo firmado por Macri obliga al Gobierno a consultarle decisiones de política económica inherentes al Poder Ejecutivo, como la tasa de interés, el tipo de cambio y el nivel de gasto”.

Kicillof contó que los representantes del  FMI “se manifestaron preocupados por la situación nacional”. Y añadió: “Dicen que éste fue solo un plan de estabilización de la macro (economía), en particular el tipo de cambio”, según un comunicado difundido por allegados al legislador.

“Se pudo discutir sobre todos los temas y expusimos todos los puntos de vista. Se planteó que el acuerdo no se discutió con la principal fuerza opositora y que todo lo que terminó pasando se había anticipado, en particular que el programa que firmaron en junio no era sostenible”, agrega el texto.

Durante la reunión, señaló que en el gobierno de Néstor Kichner se “pagó la deuda que contrajeron otros y sin pedir prestado”. 

En esa línea, concluyó que le transmitió al Fondo que “sin un programa sustentable no hay crecimiento posible, por lo que se vuelve inviable el pago de los compromisos”.

En su primera reunión con dirigentes de la oposición, los representantes del  FMI se habían reunido ayer con el gobernador salteño y precandidato a presidente por Alternativa Federal, Juan Manuel Urtubey.