Klan: “Dormía en la calle, en la plaza, donde sea, con tal de poder ir a una batalla”

Una nueva edición de Caja Negra trae como protagonista a uno de los freestylers más representativos de nuestro país. Julio Leiva lo entrevista en esta nota imperdible.

Perteneció a la camada del Quinto Escalón que se transformó en referente del movimiento del freestyle regional: Lucas Matías Santo, más conocido como Klan, visitó el living de Filo.News y se prestó a una entrevista con Julio Leiva para una nueva edición del ciclo Caja Negra.

De orígenes humildes, el MC de 25 años relató que fue criado por su madre a quien considera “una guerrera” por hacerse cargo de él habiéndose quedado sola: “Combatió contra la vida para sacar adelante la familia”. A su padre recién lo conoció de grande. “Supe que era músico y que de chico se había ido de la casa”.

Julio Leiva entrevistó a Klan para una nueva edición de Caja Negra.

“El rap y el graffiti llegaron juntos. En el colegio del barrio había un compañero que bailaba breakdance. Al grupo de estos pibes les faltaba el MC, el rapero y ahí entré. Con el tiempo se mezclaba todo, el rap y el graffiti”, apuntó en tanto sobre sus inicios en la cultura del hip hop.

“La plaza fue mi primer escenario, fue mi pobreza y mi riqueza. En el escenario es donde más rico me siento porque nunca me olvidé lo que es ser pobre”

“Dormía donde sea, en casa de amigos, en la calle, plazas… Todo con tal de poder ir a una batalla y saber que iba ganando mi prestigio. Nunca perdí la fe, pero si no hacía nada no iba a pasar”.

Así recuerda Klan la primera vez que ganó una final: “Volví al barrio y fui a una esquinita con un graffiti de un amigo que había fallecido. Estaba un amigo ahí quemando uno y me senté con él y le conté que gané. Ese día comenzó el prestigio”.

“Sin el rap estaría trabajando de lo que pueda. Fui de todo en la vida, pero sin el rap estaría ganándome la vida”, sostuvo el freestyler.

Klan habló de todo.

Siguiendo esa línea, Klan consideró que “gracias al sacrificio de los que salimos a cagarnos de hambre por el graffiti y por el rap, hoy por hoy no hace falta que los chicos salgan a cagarse de hambre a la calle, los padres saben que se puede vivir de esto al vernos a nosotros”.

Sobre aquellos que la pegaron con el trap, opinó que “no son pobres” ni tampoco “millonarios pero están super bien. Los raperos no somos pobres, para poder pensar en invertir estamos bien posicionados”.

“El trap no es rap; puede ser hip hop, tiene mucho de nuestra cultura metido adentro. El trap es trampa, es el business, el negocio. No me cuadró el trap hasta que lo rapeé”, agregó sobre el género del que su colega del Quinto, Duki, es uno de los máximos exponentes.

Klan visitó el living de Filo.News para un nuevo capítulo de Caja Negra.

Otro de los tópicos sobre los que conversó el invitado fue el flagelo de las drogas: “Al no tener plata, no era un consumidor re severo. Cuando fui Klan, todo el mundo me invitaba todo. Fue cuestión de suerte zafar. Agradezco la resistencia de mi cuerpo y mente para no caer en la droga y la delincuencia”.

“Yo no quería repetir la misma historia que mi padre con las drogas y mi familia. Yo no quería ser como mi padre”, reflexionó.

Cada semana, un nuevo capítulo de Caja Negra, una nueva reflexión, mirada, perspectiva de la vida. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *