La alianza de centro de Macrón lidera las legislativas, pero perdería la mayoría absoluta

ÚLTIMA VUELTA

El resultado de los comicios para elegir a los 577 integrantes de la Asamblea Nacional es clave para que Macron, reelegido el 24 de abril por cinco años más, pueda implementar su programa reformista de corte liberal, como el retraso de la edad jubilación de 62 a 65 años.

El voto del presidente Foto AFP
El voto del presidente. Foto: AFP.

La alianza de centro del presidente Emmanuel Macron lidera las elecciones legislativas en Francia, pero perdería la mayoría absoluta ante el avance del frente unido de izquierdas y una extrema derecha en fuerte alza, según las primeras proyecciones de este domingo.

La alianza ¡Juntos! de Macron obtendría entre 200 y 260 escaños, seguido de la Nueva Unión Popular Ecológica y Sociales (Nupes, izquierda) entre 150 y 200 y la Agrupación Nacional (extrema derecha), de 60 a 100, según las proyecciones. La mayoría absoluta se sitúa en 289 bancas.

Si se confirman esta tendencia, los resultados representarían un revés para el mandatario centrista, reelegido el 24 de abril, que deberá tejer alianzas en el parlamento para poder sacar adelante su programa de corte liberal.

Aunque la negociación es habitual en la mayoría de democracias a falta de una mayoría absoluta en el Parlamento, la adopción de leyes puede volverse un problema para el oficialismo, acostumbrado a imponer el peso de su bancada.

Para alcanzar los 289 escaños, el partido Los Republicanos (derechas) y sus aliados UDI (45 a 80 escaños) podrían volverse claves para el mandatario centrista. Sus dirigentes ya avanzaron en los últimos días que harán una «oposición útil».

La izquierda planteó los comicios como una «tercera vuelta» de la presidencial, al considerar que los franceses votaron por Macron para impedir la llegada al poder de su rival ultraderechista Marine Le Pen, y no por sus ideas.

Aunque el mandatario perdería su mayoría absoluta, el primer frente de izquierdas en 25 años -izquierda radical, ecologistas, comunistas y socialistas- se queda lejos de su objetivo de ganar e imponer a Mélenchon como primer ministro.

El partido ultraderechista de Le Pen, en cambio, se dispone a convertirse en uno de los principales ganadores de los comicios, al poder lograr formar grupo parlamentario propio por primera vez desde 1986, ganando así peso.

La participación era clave en la segunda vuelta, pero, según las proyecciones, de nuevo más de la mitad de los 48,7 millones de franceses llamados a las urnas no acudieron a votar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.