La Cámara de Diputados de Mendoza declaró de interés legislativo al teatro nómade Carrumante “por su labor sociocultural, educativa y de integración”

La Cámara de Diputados de Mendoza declaró de interés legislativo al teatro de títeres nómade Carrumante “por su labor sociocultural, educativa y de integración desplegada con sus espectáculos artísticos populares en los barrios de la provincia y representando a Mendoza en encuentros nacionales”, merced a un proyecto de resolución presentado por el diputado provincial Carlos Sosa (Frente de Todos-PJ).

Siempre de la mano del experimentado artista mendocino Ezequiel “Turco” Yasar, director del Teatro de Títeres Banda Espuma, ese original escenario rodante que brinda espectáculos artísticos familiares –cuyo nombre conjuga el concepto de “carro trashumante”– fue readaptado y reensamblado en un tráiler antes de la pandemia y debió esperar hasta el final del confinamiento sanitario para comenzar a rodar, en agosto de 2021.

La idea que guía al mentor de esta propuesta netamente inclusiva es allanar las barreras que le impiden a la mayoría de las familias asistir a espectáculos profesionales por no contar con los recursos necesarios para hacerlo, como el dinero, el transporte, el ánimo o el tiempo que demanda una salida de ese tipo.

Para eso, ni más ni menos, él mismo se traslada con su espacio andante –remolcado por un vehículo– hacia barrios adonde lo esperan niños, adolescentes y adultos para disfrutar de presentaciones artísticas a las que de otra manera no tendrían acceso.

Escenario rodante bien equipado

Una de las particularidades del Carrumante es que ha sido montado sobre un carro de tiro vial con toda la infraestructura necesaria para brindar funciones de calidad en cualquier lado, ya que incluye sistemas propios de luces y sonido, además del despliegue visualmente llamativo de una boca de escenario que puede ser orientada según los requerimientos del momento.

Su diseño, que permite distintas posibilidades de montaje, hace que se adapte a diferentes dimensiones del espacio que vaya a ocupar. Incluso, su armado es muy dinámico porque puede ser realizado por pocas personas para desarrollar eventos artísticos en las mejores condiciones.

En el actual contexto, ese valor agregado significa un doble beneficio porque el Carrumante puede así concretar funciones con el público al aire libre y con la marca social que lo caracteriza, mientras que las instituciones que eventualmente dispongan de sus prestaciones contarán con un escenario ya preparado con los requisitos técnicos necesarios, todo en un solo acto.

“Carrumante funciona a través de contrataciones que pueden hacer los municipios, los gobiernos provinciales y el nacional. Por ahora adoptamos ese formato y después veremos cómo va transcurriendo en el tiempo y cómo conseguiremos que la gente también pueda hacer un aporte solidario a este proyecto en cada una de las presentaciones”, reseñó Yasar.

Actividad inclusiva

Con todas esas características, la visita del Carrumante a sus barriadas significa para muchos de los espectadores tomar contacto por primera vez con los encantos que despiertan las obras de arte dramático o las representaciones, ya sea protagonizadas por muñecos o por actores; las historias relatadas o la música interpretada en vivo por sus propios autores, entre otros de los entretenimientos que pone al alcance de la gente en cualquier lugar al que le sea posible llegar.

Como si fuera poco, ese escenario viajero también está abierto a los artistas locales de cada sitio visitado que deseen actuar ante el público, incluidos sus propios vecinos, lo cual puede convertirse para ellos en su debut en las tablas y en un entorno hasta familiar.

Es así como el Carrumante promueve la retroalimentación permanente del arte popular mediante la libre difusión de propuestas socioculturales y de integración con inclusividad, especialmente en los barrios más alejados de las urbes.

Y en ese cometido despliega una cuidada labor de difusión artística que, además de cobijar y promover a emprendedores y hacedores de la cultura popular sin distinción de límites, les brinda a los espectadores valores de vida y quizás la revelación de habilidades innatas aún no descubiertas.

Historia en primera persona

El nacimiento del Carrumante devino de la empatía de un colega de Yasar, quien narró: “Es un concepto que me cedió un amigo titiritero colombiano que vive en Córdoba, Jorge Alberto Díaz, de la Compañía de Títeres Tío Alberto, quien tenía esta sala de teatro, que se llamaba Caracol. Entonces yo la transformé y la resignifiqué en lo que sería un escenario al aire libre, que tiene gradas y sus luces afuera, para que la gente pueda disfrutarlo desde ahí. Fue en enero de 2021 cuando este amigo me dijo si yo quería tomar la posta de esta sala, a la cual le hice una embocadura distinta”.

Como no podía ser de otra manera, el reensamblaje adecuado fue todo un tema. El artista subrayó al respecto: “El armado del tráiler se hizo en un taller de metalurgia, en donde fue estudiado detalladamente el espacio que necesitaba un teatro de títeres para poder funcionar tanto en la profundidad como en la altura y en la boca del escenario, como para que pudiera entrar mínimamente un teatro de títeres”.

Para llegar al satisfactorio resultado final también se requirió de un gran ejercicio de observación, según detalló Yasar: “En esta segunda etapa estudié la forma de hacer la embocadura del teatro y el talento de Fernando Rosas pudo dar el toque final con tan hermosa pintura. Además pude sacar las luces por fuera, y realizar unas gradas al aire libre y unos asientitos para los chicos. La idea era convertirlo un poco al estilo feria, que fuera un teatro abierto con características de kermés, como acercándose a la actividad circense”.

Acerca de cómo un tráiler se transforma en un teatro transportable hecho y derecho, el titiritero resumió: “La estructura es telescópica. El carro cerrado tiene una altura, pero para su funcionamiento se sube el techo un metro y medio más o menos y queda con dimensiones de cuatro metros de alto por cuatro metros de ancho y tres metros de fondo”.

“Todo depende de las voluntades”

Para el futuro inmediato prevé visitar Luján de Cuyo, Maipú y los municipios que lo vayan convocando, según explicó el alma máter de la propuesta, ya que “Carrumante esencialmente busca realizar sus actividades acá en Mendoza, para que el turismo que llega pueda conocerlo mientras se pueda andar por la mayor cantidad de departamentos posible. Todo depende de las voluntades políticas”.

“Después, la idea es ir a Río Cuarto, en Córdoba; a Buenos Aires, pasar una temporada en Uruguay, luego volver y seguir hacia Chile. Y también visitar la Patagonia. El Carrumante puede estar donde realmente se necesite, aprovechando la particularidad de poder rodar por ser un tráiler de tiro. La perspectiva es que pueda participar en festivales y fiestas populares nacionales ofreciendo su escenario con toda la infraestructura técnica disponible”, graficó Yasar.

Esa idea es muy posible debido a la versatilidad que tiene la infraestructura rodante, lo que le permite “instalarse en diversos espacios abiertos tanto de establecimientos educativos de todos los niveles como de centros culturales, comedores barriales, bibliotecas populares, plazas y parques”, resaltó el artista.

“Gracias a esta característica itinerante podemos destacar la participación activa de elencos locales, nacionales e internacionales. Así, el teatro y el teatro de títeres con sus propuestas infantiles y para adultos pueden ser vistas y disfrutadas en este escenario que ofrece las comodidades de un teatro estable tradicional”, aseguró el hacedor cultural.

Larga espera por la pandemia

Su inauguración oficial –del 13 al 15 de agosto de 2021– tuvo una impronta solidaria ya que consistió en un ciclo de teatro y títeres organizado a beneficio del Jardín Maternal y Centro de Apoyo Educativo JP-078 Casita Trinitaria, en Kilómetro 11, Rodeo de la Cruz, Guaymallén. Todo, bajo el cumplimiento de los protocolos sanitarios vigentes.

Durante esas tres jornadas inolvidables, que contaron con el apoyo de un plan especial otorgado por el Instituto Nacional del Teatro (INT) y sirvieron para reunir recursos materiales destinados a la institución guaymallina, transitaron por el Carrumante los actores Ernesto Suárez, Marcelo Lacerna y Guillermo Troncoso, la murga La Buena Moza, el cantautor Tiki Gómez y las titiriteras Gabi Carli con el elenco Giraluna y Mirta Rodríguez con el grupo La Pericana, además de La Banda Espuma, de Yasar.

Otra de sus destacadas presentaciones fue en la 35ª Fiesta Nacional del Teatro, realizada del 23 al 30 de octubre de 2021 en Santa Rosa, La Pampa, donde formó parte de los más de 40 espectáculos programados para la ocasión, junto a elencos elegidos de todo el país para volver al ruedo con todo. En esa oportunidad también llevó su arte hasta la localidad pampeana de Telén.

Además de recibir el apoyo del INT a través del director ejecutivo Gustavo Uano, el Carrumante ha contado con la colaboración del Ministerio de Cultura y Turismo de la Provincia y las municipalidades de la Ciudad de Mendoza y Guaymallén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.