La Ciudad continúa implementando su Plan Local de Acción Climática

A través del proyecto “Aires Nuevos para la Primera Infancia”, el municipio se incorporó a la Red Internacional de Monitoreo de Aire. Así, logró convertirse en una de las 5 comunas de Argentina que forman parte de ella.

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza avanza con su Plan Local de Acción Climática, entre cuyas acciones se encuentran las estrategias de monitoreo. En este contexto, firmó un convenio con la Fundación Horizonte Ciudadano, de Chile, para impulsar el proyecto “Aires Nuevos para la Primera Infancia”. A través de este, se pretende generar una red regional de calidad del aire, focalizada en la primera infancia. La comuna se incorporó así a la Red Internacional de Monitoreo de Aire, integrada también por los municipios argentinos de Quilmes (Buenos Aires), Córdoba Capital, General Pico (La Pampa) y Rafaela (Santa Fe). 

La red se encarga del monitoreo de la calidad del aire en tiempo real, en lugares habitados cotidianamente por niños y niñas en las ciudades. Para la implementación de este proyecto, se instalaron en cuatro sitios monitores de calidad de aire “AirVisual Pro”, de IQAir, con un rango de cobertura aproximado de 5 km. Estos dispositivos combinan tecnología de vanguardia y miden el material particulado (PM2.5), el dióxido de carbono (CO₂), la temperatura y la humedad. Los mismos se ubicaron en ambientes exteriores con presencia diaria de pequeños menores de 4 años (dependencias de salud, establecimientos educativos, museos y centros de actividades y recreación). Fueron protegidos de condiciones climáticas como lluvia, viento y luz solar directa. Además, se les garantizó un buen flujo de aire y se los colocó lejos de fuentes directas de contaminantes.

Los resultados obtenidos serán de gran utilidad para asentar registros de la calidad de aire de la Ciudad de Mendoza. A partir de ellos, se buscará disminuir la exposición a la contaminación atmosférica e impulsar acciones de incidencia en los espacios en los que niñas y niños de 1 a 4 años realizan sus actividades. El proceso de toma de datos se trabajará en colaboración con la Universidad Tecnológica Nacional, cuyos profesionales analizarán la información recabada.

Es de destacar que la contaminación del aire constituye una problemática que afecta a gran parte de la población mundial. Particularmente, incide en la primera infancia, franja etaria en la que se evidencian mayores riesgos de enfermedades y alteraciones en el desarrollo, asociadas a la exposición prolongada a contaminantes en el aire. La situación en América Latina y el Caribe indica que alrededor del 90% de los países que cuentan con registros de calidad del aire presentan índices de contaminación que exceden lo establecido por la Organización Mundial de la Salud. En ese sentido, contar con registros de contaminación atmosférica resulta clave para los procesos de toma de decisión que impactarán sobre el desarrollo de la vida de los pequeños.

Para conocer más sobre la Semana del Medio Ambiente ingresar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *