El dueño de la verdulería, de 39 años, estuvo demorado por la Fiscalía hasta este jueves a la madrugada tras ser investigado por el femicidio de Marcela Laura Hilarión (30), quien fue hallada degollada y con un cuchillo clavado en un ojo luego de un incendio en una verdulería del partido bonaerense de  Pilar. Allí un empleado también murió al sufrir graves quemaduras. Sin embargo, hay una nueva hipótesis que trata de desentrañar qué pasó en el lugar.

La primera línea de investigación señalaba que el marido de Marcela Laura, dueño de la verdulería de 39 años, habría encontrado a su mujer y al empleado en una situación embarazosa y que, por bronca, los asesinó e incendió el lugar. Sin embargo, con el correr de las horas, esta teoría fue perdiendo fuerza…

 

La segunda hipótesis, sostenida por la Policía, plantea que el empleado que murió, Rogelio Quispe, quien aparentemente padecía un retraso madurativo, trató de abusar de María Laura. Además, le habría cortado el cuello y clavado un cuchillo en el ojo, provocándole la muerte de forma inmediata. Luego, él habría desatado el incendio con el propósito de quitarse la vida.

En esta última teoría, el marido de Marcela Laura, no tendría nada que ver con el femicidio. Por el momento, estas son las dos líneas investigativas para esclarecer y analizar el hecho.